domingo, 16 de octubre de 2016

De Pokemon y otras drogas

El sentido de la vida. Obvio... ¿De qué más podría hablar?
¿Cuál es el sentido de la vida? Atraparlos a todos.
Al menos ese es el sentido para Red, o para Ash Ketchum.

Si hablamos de sentido de la vida, podríamos hablar de motivación, de direccionalidad. Si hablamos de sentido de la vida, puede ser ese gran ideal que nos hace movernos hacia alguna parte en la vida, en el cuadro grande.

¿Pero qué pasa con el cuadro pequeño?, ¿Con lo que nos motiva día a día?

A nivel neurobiológico, la motivación tiene que ver con la dopamina y el nucleo accumbens, que a su vez, están relacionados a lo que se llama el "mecanismo de recompensa".
Cuando logramos algo que queremos, sentimos placer, sentimos agrado. Ese placer, esa sensación de logro, es la dopamina en el núcleo accumbens.

¿Por qué?, vayamos a un cuadro más grande: la evolución. Evidentemente, para que los seres vivos sigamos viviendo, debe habe ALGO que nos impulse a hacer algo.
Por ello en la postura de Jonas (y también en Heidegger), es justamente la muerte aquello que nos da sentido. La posibilidad de morir, la posiblidad de la pérdida es la que nos obliga a encontrar sentido, para sobrevivir.

Podemos llamarlo "instinto de supervivencia", podemos llamarlo "pulsión de vida". Pero tal y como postula Schopenhauer, es la naturaleza que nos usa para sus fines.

El placer tiene una funcionalidad, ¿Para quién?, evidentemente para algo que va más allá de nosotros.
Si el sexo no fuera agradable, ¿Quién se reproduciría?... Entonces, como uno de los puntos más importantes de la naturaleza es no perecer, pareciera ser que el sexo se vuelve una de las cosas más agradables.

¿Qué otra podría ser igual de agradable?... comer.
¿Y por qué comer no pareciera ser tan importante como el sexo?... porque es más vital, y menos dificil de conseguir. Pero si tuvieramos la misma dificultad para conseguir comida que sexo, probablemente lo valoraríamos incluos más, y toda nuestra sociedad estaría basada en el hecho de conseguir comida (No tengo idea si los juegos del hambre tiene que ver con eso).

Pero entonces, volvamos al sentido. Personalmente, creo en el sinsentido más absoluto. El universo no existe por una intención, ni por un propósito, y ninguno de nosotros tampoco lo hace.
Pero tenemos la necesidad de sentido, y estamos cerebralmente determinados para ello.

Pero, volvamos a los pokemones. Las últimas dos semanas, he estado enviciado con Pokemon go.
Desde que me prestaron un teléfono que lo corre (¡Gracias Inti!), he estado totalmente metido en el asunto, estudiando el juego, saiiendo a caminar, darme vueltas por las pokeparadas de la Universidad, etc, etc.

¿Es una adicción?, probablemente sí. Como se sabe, las adicciones justamente están relacionadas a este núcleo accumbens que mencionaba anteriormente, en el fondo las adicciones tienen que ver con una alteración de esos mismos mecanismos de recompensa. Y que a su vez, van a deteriorar estos mismos mecanismos de recompensa, haciéndolos cada vez menos efectivos.

Había hablando anteriormente de esto con Hearthstone. Por estos días tengo Hearthstone absolutamente botado, no lo abro desde hace más o menos un mes, y no me interesa hacerlo tampoco. He abierto streamings de Twitch (que en algún momento veía mucho), y la verdad es que me interesan bastante poco más allá de la compañía que me da el huevón que habla y el resto de los viewers en el chat.

Seguramente cambie un vicio por otro... lo cuál es bastante decir dado que ayer se cumplió algo que nunca en mi vida habia pasado.
Me fumé una cajetilla completa de cigarros en un día. Me la compré en la mañana y me fume el primer cigarro. Y antes de acostarme me fumé el último, sin convidarle a nadie, sin ningún intermedario.

Ahora bien. Algo (bastante técnico) de Pokemon GO, es la siguiente explicación (que probablemente la entiendan sólo los que lo jueguen... y que es vital para lo que voy a decir después), es que cuando tu capturas pokemones, estos tienen una cantidad de puntos de combate (CP). Pero no salen explicitados ni el nivel del pokemon, ni las características, que están ocultas (ataque, defensa y stamina). Entonces lo que se ha producido son calculadoras para poder conocer estas caracteristicas (llamadas IV).
Entonces, el punto es que los IV son más importantes que los CP.
Sin embargo, de lo que me di cuenta en la medida que fui aprendiendo más y fui subiendo de niveles en el juego, es que no te sirve de mucho un pokemon que tenga IVs perfectos si es que no tiene un alto CP, si no tiene un alto nivel.
Por lo que todos los pokemones que tenia con IV casi perfecto, pero estaban en nivel 1, no me servían, porque el costo de subirles el nivel era demasiado alto.

¿Y qué importancia tiene todo esto?
Que el sentido de mi vida, es encontrar pareja, es encontrar al amor de mi vida y estar con ella.
Y dado que mis nociones sobre el amor no son las más comunes, de un romanticismo de querer morir por la otra persona, de mis ideales de entregarse basados en la Venus de las Pieles de Masoch, no es fácil encontrar a una mujer que piense de la misma manera que yo.

En ese sentido, me ha pasado más de una década tratando de definir "qué es amor".
Por un lado tengo a los budistas diciendome que hay que desear la libertad y felicidad del otro, y por otro lado tengo a los románticos diciéndome que hay que morir por amor. Y termino convirtiéndome en un mártir.

Y por otro lado está Sabina, diciendo "lo que yo quiero, corazón cobarde, es que mueras por mí".
Y eso es lo que yo sueño. Alguien que me diga "no puedo vivir sin ti", así mismo como yo no tengo sentido de vida si no la tengo a ella.

Evidentemente, más de alguien me ha dicho que eso está mal, y que eso no es amor.

Pero en mi postura, personal y que no busca convencer a nadie, lo que el resto entiende por amor no es amor... es negocio.
Cuando una relación se basa en "Bueno, nos llevamos bien, la pasamos bien juntos, nuestra familias son compatibles, tenemos ingresos compatibles... estemos juntos".
Eso para mí no es amor, es negocio. Para mí el amor se basa en la necesidad.

Pensando en que la base del amor es la primera relación existente: la relación madre infante.
El infante no puede sobrevivir sin su madre, y la ama. Y una madre queda destruida psicológicamente si pierde a su hijo.

Lo que nos devuelve a que son necesidades biológicas, de algo más profundo que el entendimiento o las razones de por qué decimos que estamos con alguien.

Entonces, al igual que con los pokemones, yo pensaba que bastaba encontrar los pokemones con los mejores IV... pero resulta que el CP era importante.
De la misma manera, podría encontrar a la mujer perfecta, que tuviera la misma visión que yo del amor. Pero lamentablemente... eso no asegura que esa persona vaya a estar conmigo.

Pero saliendo de ese tema y volviendo a los pokemones (sin ninguna clase de analogía), el problema es que al entrar a una comunidad de facebook de pokemon go, encuentro que muchos ocupan hacks sin ninguna culpa.
Y evidentemente desmotiva y destruye el juego para todos, porque todo el esfuerzo que tu haces, se pierde ante alguien que puede lograr todo lo que tu haces y mucho más, sin moverse de su escritorio.

Y siendo este un juego que se basa en procesos de condicionamiento operante, específicamente de programas de refuerzo (y que por eso es tan adictivo), mata la posibilidad de la recompensa, del sentimiento de logro.

¿Mala suerte en el amor, buena suerte en el juego? No, porque así como se entra en problemas con la motivación de vida, también entro en problemas con motivaciones chicas. Con esos pequeños vicios como Hearthstone o Pokemon Go que dan un sentido inmediato, y una sensación de recompensa inmediata.
Los cuales también se pierden, y necesito encontrar un nuevo vicio pequeño, que de sensación de logro...

Quizás por eso estoy fumando tanto.

Los budistas, por su parte, a lo que llaman es a torcerle la mano al sistema de recompensa. En vez de incitarte a construir esos logros chicos, a lo que te invitan es a mirar que esos logros son una ilusión, y que puedes alcanzar ese mismo equilibrio químico sin necesidad de hacer cosas en el mundo, sino que encontrando la forma de hacer ese click dentro de ti.

Pero eso ya requiere más esfuerzo y disciplinas, y obvio que uno no está dispuesto a hacer las cosas cuando cuestan... es fácil o que lo haga otro.
Excepto en un caso... cuando es por amor. Pero ese amor, siempre es por un otro... no logro creer en esa idea del "amor hacia sí mismo".

Y así cada uno elige su droga. Buena o mala, pero droga al fin y al cabo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario