martes, 11 de noviembre de 2014

Medios y fines

Desde hace varios días quiero escribir respecto de los medios y los fines.
Tenía idea que ya habia escrito algo así en el blog, sin embargo al buscar encuentro que escribí algo similar en Agosto del 2012... hace un buen rato ya.

La pregunta por los medios y los fines, el día de hoy, no parte desde el tema de estudiar/trabajar para ganar plata. Aunque está en el centro de mis preocupaciones actuales.

De hecho la pregunta surge desde las nociones budistas.
Mindfulness, autocompasión, felicidad...
Desde la linea de Thich Nhat Hahn, pareciera ser que la felicidad es el fin último, cosa con la que no estoy muy de acuerdo.

Para otros budistas, pareciera ser que el Mindfulness, o plena conciencia, es un fin en sí mismo. En alguna entrada anterior, hablé mal de la idea de conciencia constante, sin embargo creo que me retracto de lo dicho.
Esto posteriormente a la experiencia en el retiro, puesto que miré el tema de esta conciencia de otra manera.

Ya no como un intento de estar presente en todo momento.
Sino como una vivencia de ESTAR CON UNO MISMO.

Puede sonar un poco extraño en primera instancia, pero el punto fue que ante la experiencia de meditación empecé a encontrarme conmigo mismo. Empecé a escucharme, y empecé a dialogar conmigo mismo... pero algo era diferente, me estaba sintiendo acompañado por mí.
Y el punto es, si pudieras llevar esa sensación a tu vida cotidiana, querrías hacerla permanente.

A esto sumo el concepto de Autocompasión, o uno de sus elementos: la auto-amabilidad. En general todos conocemos la autocrítica, y lo conocemos como una experiencia poco agradable de estar con nosotros mismos.
Cuando nos quedamos solos, empieza esa voz que dice "¿Viste que la cagaste?, eres super huevón". Pero, ¿qué pasaría si cuando nos quedaramos solos la voz que apareciera fuera una voz dulce y agradable que te valida y remarca lo bien que haces las cosas?... que agrado sería quedarse solo.

Entonces, en alguna medida el cuestionamiento que me hago es cuál es el medio y cual es el fin. ¿La autoamabilidad es el fin y el mindfulness es un medio?
Esta idea en cierta forma es contraria a la idea que he tenido históricamente del budismo, pero me hace un enorme sentido.

Ahora bien, veo a más de algún personaje tomando el tema de la autoamabilidad para uso en psicoterapia. En lo personal, es justamente gracias a ver a gente que ha sido muy amable conmigo (principalmente dos saltan a mi vista: Carlos Nuñez Cortés de Les Luthiers, y Phap Kai, de los monjes) que yo podría hacerme a la idea de ser así de amable conmigo mismo.
Cosa que en los primeros días post-retiro sentí que podía hacer, pero ya a más de un mes de la venida de los monjes, ya no ha sido tan simple.

Quizás esta idea no deberia ser universal.
Quizás no es la panacea para todo el mundo.
Pero al menos para mí pareciera serlo. Para alguien quien busca en demasia la validación de otros, para quién siente que no existe si no está en relación con la mirada del otro. Para mí, autoamabilidad pareciera ser la GRAN respuesta a mi mayor pregunta.

Y personalmente creo que de eso es lo que se trata el budismo.
De un hombre con una pregunta acerca de la vejez, la enfermedad y la muerte, y que se sentó bajo el arbol hasta encontrar la respuesta.
Y ante lo inevitable de la muerte, creo que lo que más quiero es alguien que sostenga mi mano y me de consuelo.
Y he podido vivir la experiencia de que aquel que sostiene mi mano sea yo mismo.

Ahora necesito recuperar esa experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario