domingo, 27 de octubre de 2013

Hipocondria


La hipocondria podría basarse en el hecho de que el cuerpo se ve como algo externo, y que uno teme la traición de parte del cuerpo.
En cierta forma, es una desconfianza hacia ese Otro que es el cuerpo.

Varela ocupaba la metáfora acerca del cáncer en que en la conversación del cuerpo (que se autoregula), en algún momento una parte hace oidos sordos.
Y las celulas empiezan a reproducirse descontroladamente, sin importar lo que el resto del organismo necesite.
"Cancer is a Jerk".

El otro factor de la hipocondria es probablemente uno de los puntos centrales en cualquier trastorno de ansiedad: La muerte.
Pienso en que quizás en la secta la hipocondria era menos porque justamente tenía el consuelo de que si mi cuerpo me abandonaba, habría más.
Pero cuando ves que tu cuerpo es todo lo que tienes, el terror de perderlo es enorme.

Hace algunos días fuí al dentista. Me dijo que tenía la cagada en la boca.
Después fuí a otro dentista para una segunda opinión. Quien me dijo que estaba la cagada pero no era TAN grave.
Por tanto, los últimos días mis preocupaciones han estado pasando por este asunto.

Mis dientes son especialmente importantes en la formación de mi identidad, dado que mi sonrisa es una de mis características más atractivas.
Si perdiera mis dientes, mi autoimagen se va al carajo.

Pero al mismo tiempo, por otra vía absolutamente diferente, me llegó el relato de un amigo de mi hermana con sus propios atados con un dentista en Francia, porque no quería ponerle tapaduras de cerámica, puesto que las con mercurio funcionan bien y no causan daño, puesto que es menos mercurio que el que se consume en el pescado.
Sin embargo, hay papers como uno del Journal of Occupational Medicine and Toxicology, en 2011 que postula que las amalgamas con mercurio hacen que las personas TENGAN efectivamente niveles más altos de mercurio en su cerebro, sangre y riñones.

Lo más grave sería los vapores que con los años sueltan las tapaduras, que se respiran y van al cerebro, y tendría una altísima incidencia en el alzheimer. Y teniendo antecedentes directos de alzaheimer, no es un tema que me agrade particularmente.
Pareciera ser que la relación con los dientes es algo más o menos universal. Creo que todos hemos soñado al menos alguna vez que se nos caen los dientes.
La teoría popular dice que tiene que ver con sentirse inseguro. Pero uno podría preguntarse si no tiene que ver directamente con el miedo a perder los dientes.

Aún espero el presupuesto del dentista para decidir a cuál de los dos voy a ir.
Ambos me ofrecen facilidades de pago (a nivel temporal), aunque uno al parecer saldrá significativamente más caro que el otro... aunque por otro lado, es también ese el que me causa mucha mayor confianza (y por lo mismo quise su opinión antes de intervenirme).

Cuando te dan facilidades de pago, ciertamente la complicación no es "es que no puedo pagar", sino que el razonamiento es "No estoy dispuesto a pagar tanto por eso".
Y aparece en mí el razonamiento de "¿O sea la plata vale más que tu preocupación por tus dientes, o por lo importante que son los dientes en tu autoimagen y tu identidad?".
Y todo esto no está lejos de todos los otros razonamientos acerca de la autoridad y el poder médico, muy foucaultiana por lo demás.

Tan Foucaltiana como el razonamiento acerca del cuerpo con el que todo esto empezó.
Si ustedes se dan un segundo para pensar en la imagen del juego infantil que los niños que juegan "al doctor", un juego tan sexualizado como "el papá y la mamá"; tiene que ver  con la posición de poder. El juego del doctor es ponerse en una posición omnipotente en que el niño puede decirle a la niña: "Sáquese la ropa"; y ella tiene que obedecer. Porque así es la relación con los doctores.

Misma cosa ocurre con el dentista, quien está en la posición de hacer que la persona se siente, lo acuesta, lo hace abrir la boca y le mete instrumentos en la boca.
Sin contar el, chiste usado hasta el cansancio, gusto de los dentistas por conversarle a los pacientes cuando están interviniendo, a sabiendas de que no van a poder contestarles. ¿No les parece que esa suerte de "Bullying" es un juego de dominación?

Algunos pacientes se lo toman a la ligera, a otros les gusta, a otros les molesta...
Tal como cualquier otro tipo de dominación. Todas estas relaciones de poder, sobre todo con el ámbito médico, son las que toma Foucault.

¿Y no está acaso la hipocondria también relacionada con esto?
La necesidad de ir al médico que pueda decir: "Usted esta sano". O la misma negativa a creer la autoridad del médico al respecto (resistencia).

Por ende, pareciera que la hipocondria sería entonces la relación entre tres conceptos: Cuerpo, Muerte y Autoridad.
Esto no deja de ser una hipótesis.

Sin embargo, incluso si fuera "cierta" (que suena posible), el mayor problema está en que, a diferencia de lo que Freud pensaba, conocer la génesis de algo, no significa su solución. Y ciertamente, la solución puede existir sin existir entendimiento de ningún tipo; tal y como muchas curas "mágicas" ocurren, y como el propio Bateson sostiene en "Angels Fear".

Pero la comprensión es como algunos somos-en-el-mundo, lo que me hace cuestionar si soy un terapeuta o más bien un pensador/filósofo. Puesto que mi interés está puesto sobre la comprensión más que por la cura sin conciencia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario