viernes, 14 de diciembre de 2012

Descargos


Hoy me iba a juntar a almorzar con un amigo. 
En el momento en que voy a salir, veo en mi teléfono que me llega un mail. Es el resultado de la postulación al doctorado. No dice "sí" o "no". Trae un pdf... no esperaré hasta volver para verlo. Así que prendo el computador.


"Le informo que su postulación... no ha sido acogida favorablemente".
Fuck... this... shit...

En realidad, me lo tomé con bastante calma.
Y hasta ahora sigue siendo así. No sé si es porque realmente no me importa, o porque de un momento a otro voy a explotar. Quizás el hecho de que los medicamentos hicieron efecto, y la presencia del amor de mujer que tengo el honor de llamar "mi polola" en mi vida, hacen que no sea el fin del mundo. Quizás sin estos dos elementos (sobre todo el último), otro gallo cantaría.

Al terminar de leer la carta, dice: "Es importante indicarle que esta decisión no constituye un impedimento para volver a postular en el futuro, si así lo desea". 

Ese comentario sí me molestó. O sea, tiene lógica, dan el aviso que se puede volver a postular. Pero... ¿qué quieren decir con eso?, ¿Que vuelva cuando sea suficiente para su programa?... ¿Cuando tenga las publicaciones que ellos consideren válidas?... 

La imagen más cercana a lo que siento (aunque la puedan encontrar fuera de lugar), es como declararse a una mina y que te diga que vuelvas cuando ganes plata... No me interesa volver a postular. Prefiero postular en un lugar en que sienta que me valoran. 

Le escribí a los diferentes profesores que me apoyaron en el proceso. De ellos si estoy agradecido, de la confianza puesta en mi trabajo, del apoyo en mis intereses, por creer en mí. 

Pero queda un gran vacío, ¿Qué hacer?... tenía más o menos armado lo que iba a ser mi vida a partir de Marzo, ¿Pero ahora?... Una opción es retomar la clínica, pero la verdad no es algo que me interese. Seguir trabajando en investigación también es una opción, y seguir buscando. Pero esa opción también se desinfla... trabajar en psicología laboral parece ser la mejor opción. Quizás haga algún cursillo de especialización y empiece a tirar curriculums.

Empiezan a chocar dos cosas. La primera tiene que ver con ganar plata, y la segunda tiene que ver con hacer algo que me llene. No quiero perder el training en estudio tampoco, por lo que me interesaría hacer un magister... y una de las opciones que cobra fuerza es el Magister en Filosofía de la Universidad Alberto Hurtado. Aunque no sé en vistas de qué.

Serviría para profundizar en Fenomenología, en Estética, en Ética y (sobre todo) en Filosofía de la Mente. Tengo claro a nivel teórico de que me serviría, pero... ¿a nivel práctico?
¿Me ayudará a acercarme a el sueño de la docencia universitaria?... bueno, es mejor que nada.
Quizás terminaría haciendo clases de filosofía en algún colegio de renombre... 

En alguna medida quizás me siento tranquilo porque me saco el peso de hacer investigación... no porque no me interesen las investigaciones, sino porque la comunidad científica al rededor de ella es la que jode. Todo el tema de publicación.
En cambio en el área profesional la cosa es más directa. Tu jefe directo tiene que encontrar que la cosa está bien, y te pagan por el trabajo que haces...

Jugar Loto también es una opción...
Pero sí se aleja un poco el querer independizarse. Mi objetivo es que a partir de Marzo gane al menos lo mismo que ganaría si me hubiera adjudicado la beca de Conicyt para el doctorado. Aunque probablemente parte de esa misma plata se vaya en pagar los estudios.

La idea de la hipnosis ya no me atrae tanto, dado que he perdido interés en la clínica.
Pero quizás valdría la pena, dado que tantos años he querido aprender sobre ello.

En fin, sólo el tiempo dirá.
Sigo teniendo un par de trabajos y ya hoy postulé a otro.
Y habrá que ir viendo.










No hay comentarios:

Publicar un comentario