martes, 16 de octubre de 2012

No correspondido

Hoy caminaba cuando me encontré con una mujer... ¿Amiga?, yo creo que es más exacto decir "conocida", pero dejémoslo en amiga. Al verla, me di cuenta de que la mina tiene EL MEDIO CUERO. Pero así una huevada increíble.

Nunca lo había visto, porque la mina nunca me había causado gran interés. Era una pelolais cualquiera, sin ninguna importancia. Pero hace algunos días me tocó conversar con ella, y me encontré con que la mina tiene una actitud increíble (un tanto amachada, por lo demás) y es enormemente simpática e interesante.

¿El problema?, la mina tiene el medio cuero.
La mina viene de una muy buena situación económica, colegio de prestigio del bario alto, vive en la dehesa... y con todo lo que eso pudiera romper mis esperanzas, me da lo mismo comparado con el hecho de que la mina tiene buen cuero.

¿Por qué tanto?, pues simplemente porque ha sido atractiva para cualquier imbécil.
Por tanto, que yo la encuentre rica ya no tiene ningún valor, ni tampoco lo tienen todas las otras características interesantes que veo en ella. Y entre elegir a alguien a quien le interese muchas cosas en ella, pero que no le guste tanto; a elegir a alguien a quien sólo le interese que tiene buen cuero, pero que le guste a ella... no tiene mucho donde perderse. 

La escasez de opciones genera decisiones.

Hoy tuve el agrado de hacer una ayudantía acerca del amor y el erotismo. Por lo que pude hacerle la pregunta a que siempre me he preguntado a 10 personas... ¿Qué es amor?
Si bien salimos más confundidos de lo que entramos (lo cual era esperable), me gustó bastante algunas de las cosas que salieron en la discusión.

La gran pregunta que se armó en un momento es: "¿Es amor el amor no correspondido?". 
Partí primero yo exponiéndome con mi clásica frase "Yo creo que el amor de una quinceañera es el único amor verdadero". A lo que una alumna me confrontó diciendo "¿Fuiste tú una quinceañera?", y refirió a como muchas quinceañeras andan PURO MARAQUEANDO (no sus palabras exactas, pero ella lo dijo, no yo). A lo que contesté que no, pero que fuí quinceañero y que pienso como mina. 

Posteriormente ella se expuso (lo cual me encantó), explicando como ella a los 11 años estaba enamorada de Gonzalo Valenzuela, y que consideraba que eso era amor. Otra alumna NO ESTABA de acuerdo con esto, pero no quiso continuar su argumento porque sentía que estaría atacando a la primera.

Yo intenté calmar aguas explicando que hasta el momento la explicación que más me hace sentido sobre el amor (lamentablemente) después de todo lo que he indagado, y que vivo para indagar y entender este tema, es la psicoanalítica.
Una idea de inconsciente basada en las primeras experiencias que no podemos recordar, porque no teníamos el sistema cognitivo para hacer recuerdos (esto no es tan psicoanalítico, lo que sigue si), y como después nosotros TRANSFERIMOS esos afectos, los proyectamos en otros.
Entonces, desde mi postura constructivista, casi solipsista, realmente nosotros no llegamos a conocer a la otra persona que amamos, sino que nos enamoramos de la imagen que nosotros tenemos de la otra persona. 

Desde esa postura, el amor a ese Gonzalo Valenzuela idealizado, es tan válido como el amor a una pareja que está presente en tu vida. Y por eso es que siempre me incomodó que mi pareja (de turno) pudiera "estar enamorada" de un actor de cine... si a final de cuentas, es una proyección igual que la que tiene hacia mí.

El argumento siempre era "ay, pero si no lo voy a conocer". A lo que yo contestaba "pero si lo conocieras... te irías con él". Ahora veo más claro que lo que discutía es que aunque en la realidad no exista, en la fantasía no hay diferencia. Y entre alguien que esté conmigo pero no esté enamorada, y que alguien esté enamorada de mí pero no esté conmigo... prefiero lo segundo.

Pero por otro lado la pregunta que cabe es: ¿Es el friendzone amor?... si definimos amor como "Querer el bien del otro", claro que sí. Pero pareciera que el amor refiere una confirmación. Dicen por ahí que sólo pueden insultarte si aceptas el insulto, si no lo recibes, si no lo escuchas, no ocurre. Con el amor pareciera ocurrir lo mismo. Si un árbol cae en el bosque y no hay nadie ahí para oirlo... ¿hace ruido?

Pero... ¿qué es amor?
Volvamos al mismo ejemplo de la señorita que comentaba al comienzo... ¿Es eso amor?
No estoy seguro. Lo que sí tengo claro es que no es "Simple calentura", y en eso soy enfático y hago la comparación. Como decía anteriormente, lo que me molesta es que esos huevones en los que ella podría fijarse, muchas veces lo único que les interesa es tirársela. En forma completamente egoísta, cuyo discurso es (bastante gráficamente): "Disfruto metérselo a una mina que encuentro rica, y me siento poderoso por ello...".
Mi postura es, quizás no la contraria, pero bastante diferente. Me cuesta armarla en forma tan gráfica como la anterior, pero vendría a ser algo así como: "Me gusta algo en ti, me atrae y quisiera que lo compartieras conmigo. Me gustaría conocer lo más íntimo de ti, me gustaría que te entregaras porque yo me sentiría importante si alguien como tú se entregara a mí, y me gustaría ser un instrumento de tu placer porque creo que lo mereces, quisiera ver que confiaras en mi tanto como para entregar el control y perderte en el goce...".

Puede que sea un error o puede que no, pero para mí el centro está puesto en ella.
Pero a final de cuentas, a la enamorada en cuestión no le va a importar si el huevón quiere sólo tener una sucursal permanente donde meterla o si quiere convertirla en su diosa e inspiración para su vida. Lo que a ella le importa es si a ella le gusta el huevón o no. Y así a veces me ha tocado ser aceptado y otras veces ser rechazado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario