lunes, 8 de octubre de 2012

Filosofía de Vida

Hoy dio su examen de título mi mejor amiga.
Lo pasó con la más absoluta distinción de un 7.
Ya está contratada a media jornada en un hospital, y tiene otra media jornada en una investigación...
Estoy enormemente feliz por ella... pero no puedo evitar sentir un porcentaje de envidia.
Aparte que en cada una de sus pegas hace casi el doble de lo que hago yo con todas las mías XD.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


No creo descabellado considerar la relación que existe entre la psicoterapia y la religión. Desde el hecho que el sacramento de la confesión es históricamente el antecedente de la psicoterapia. 
Y el hecho de que la psicoterapia tiene como fin combatir el sufrimiento, tal como es una de las funciones de la religión. Sea implícita o explícitamente. 

Me pasa que cuando leo textos de terapia, no sé está jugando sólo "una forma de hacer terapia", sino que busco los supuestos que existen a la base, busco la filosofía que lo sustenta. Porque en el fondo, lo que estoy buscando es una "filosofía de vida".

Lo cuál no se si es normal o anormal, pero al menos a mí me produce un problema. Algo de mí se está jugando en la terapia, cosa que al parecer a los terapeutas no les pasa, pues pueden disociar su actividad como terapeutas de lo que es la vida misma. 

No dirían a un paciente lo mismo que le dirían a un amigo, y por ningún motivo aplicarían lo que le dicen a los pacientes en su propia vida. Eso, en mi mundo, se llama cinismo o incongruencia, padre Gatica (predica pero no practica), u otros nombres...

Pero entre más sé, más confundido me siento. Recuerdo cuando creía que las cosas eran ontológicamente de una forma, y después empezaron a aparecer visiones alternativas. Al parecer las cosas podían ser vistas desde otra ópticas, pero el mundo aún estaba fijo.
Hoy en día no, el constructivismo me hizo caer en el solipsismo (aunque quisiera evitarlo), y la duda acerca de la realidad, y de ahí para adelante, nada es seguro...

Cuando entré a filosofía, buscaba una "verdad", después de muchos años llegué a una sola: Que tal cosa no puede ser alcanzada. No puedes conocer la cosa en sí, no puedes ir más allá de tu representación.

Pero volviendo al tema de la terapia... me topo con la visión de la sistémica diciendo que los problemas se solucionan mágicamente. Igualmente la terapia con hipnosis, promoviendo un trance inevitable y mágico, que no ocurre. Y de esta misma mezcla que sale la estupidez de la PNL....

Por otro lado, lo cognitivo conductual, que intenta reducir al ser humano a una serie de conductas, y que muestra como si uno tuviera el completo control de sus pensamientos y sus emociones. 
Por último está lo Lacaniano, que una vez más llevo a la muerte de mi pasión al leer el último capítulo de "Goce", y demostrar nuevamente que el psicoanálisis es una pasión inutil, que espera alcanzar un estado que no es demasiado claro, y que nadie puede definir cuando se ha alcanzado.

Como expresa con sabia ironía Jay Haley en su artícula acerca del dificil arte del psicoanálisis. 
¿Y qué me queda entonces?....

Solamente me quedan las posiciones de Rogers acerca de la aceptación, la empatía y la autenticidad; y los planteamientos acerca del ambiente suficientemente bueno propuesto por Winnicott. Todo el resto, Bullshit. Por más que le de vueltas, y más vueltas... Siempre termino volviendo allí.

Y aunque teóricamente la Narrativa (y todas sus influencias postmodernas) son las que más me hacen sentido, cuando llega la hora de la terapia, son los autores antes mencionados los que me guían.

¿Y por qué?, porque algo que he llegado a creer, es que lo que permite el cambio, son las personas. Mejor dicho, es la relación con las personas. En otras palabras, no va poder producirse cambio a través de la propia persona "porque sí", el cambio se produce porque gracias a la relación con otros somos más de lo que somos nosotros solos.

Cometiendo un pecado mortal, citaré a Arjona: "No te enamoraste de mí, sino de ti cuando estás conmigo" (No tenía una mejor referencia del fenómeno en mi cabeza). Exactamente, nosotros llegamos a ser más, o podemos cambiar, gracias a lo que otras personas nos producen. Y no hay cambio sin un otro.

¿Puedo construir una filosofía de vida de esto?...
La verdad es que no lo sé. Sólo sé que la importancia que tienen "los otros" en mi vida está relacionada con que la visión de selfmade man es irrisoria, estamos construidos por nuestras relaciones.
Y eso es algo que tengo bastante integrado en mi vida.

¿Lo malo?, sigo buscando ese espacio de aceptación incondicional y de un ambiente "suficientemente bueno" en una pareja. Y así como están las cosas, cada vez es menos probable que ocurra. Cada día conozco más mujeres que quieren un salvador, no alguien a quién cuidar.

Creo que ya van a hacer dos años que escribí mi "Manifiesto". Y sin embargo, no puedo quedarme tranquilo, sigo escribiendo, sigo buscando. No puedo simplemente dejar ir, olvidar la idea de buscar y simplemente disfrutar y/o sufrir en el momento, en vez de intentar describir, explicar y predecir cada experiencia de mi vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario