domingo, 28 de octubre de 2012

Dietas y paleoliticos

Ayer estuve en una larga conversación acerca de la llamada "dieta paleolítica". Esta se basa en investigaciones que dirían que evolutivamente nuestro cuerpo no ha variado tanto desde el período paleolítico, pero culturalmente, desde el desarrollo de la agricultura, nuestra alimentación y nuestro ritmo de vida ha variado enormemente, siendo poco saludable para nosotros.

Esta teoría tiene bases científicas, y es bastante interesante. Pero lo más interesante al respecto, tiene que ver con una "naturalización". Es decir, no podemos decir que el ser humano tenga una "esencia" en su creación, pero es prácticamente lo mismo a esto decir que estamos determinados genéticamente para funcionar de una forma, y si nos adaptamos a esta forma, seremos mucho más plenos.

Lo que podríamos traducir en "vivir como Dios manda". De aquí se puede hacer un paralelo con el Taoismo y vivir "de acuerdo a la vía del Tao", y ponerse en sintonía con nuestra "verdadera naturaleza".

Sin embargo, esta teoría derivó en un enorme darwinismo social, que viene a decir frases tan eugénicas (por no decir nazis o fascistas), que de acuerdo a la naturaleza, muchos de nosotros no deberíamos estar vivos. La cultura se caga al proceso natural de evolución, selección natural y mutación de las especies.

Esta idea no es tan extraña para mí. En algún momento de mi adolescencia yo me plantée "con las dioptrías que tengo y los ojos caídos, más mi pésimo estado físico... en un mundo natural yo estaría muerto, no sobreviviría, no debería estar vivo". 

Lo que se relación con una visión pseudo-Nietzscheana de "Lo que no me mata me hace más fuerte", o la idea de "la supervivencia del más fuerte". Cuando en segundo o tercero medio vimos evolución en el colegio, el profesor nos corrigió que no era la supervivencia del más fuerte, sino del más APTO.

Esa diferenciación me quedó grabada. No es un tema de fuerza, es un tema de adaptación al medio. El pez no es más fuerte que el elefante, pero bajo el agua, el pez se adapta, el elefante no.

Sin embargo, años después en Fundamentos biológicos en la universidad, me encontré con que esta definición de "más apto" también era obsoleta, dado que si un ser vivo es capaz de mantenerse en este estado, está ADAPTADO. Es decir, si está vivo, está adaptado.

¿Evolución?, vemos que algunos insectos, o reptiles como los cocodrilos no han variado desde la era de los dinosaurios hasta nuestros días. ¿Por qué?, porque su adaptación es tan buena que no ha tenido variabilidad genética.

Pero nuestra sociedad, y sobre todo nuestra medicina, ha permitido que seres que naturalmente morirían, sobrevivan. Voy a poner un caso heavy, que es el de la parálisis cerebral. Un niño que no puede desarrollarse normalmente por una condición así, muere. Si ustedes ven algunos mamiferos, por ejemplo los gatos, cuando nacen crías con deformaciones las madres instintivamente los abandonan para que mueran. Nosotros en cambio, hacemos una decisión ética y los dejamos vivir. 

Como muchos sabrán, yo soy pro-aborto. Hay que mantener la diferencia entre un niño con parálisis cerebral,  con un feto que nace muerto o una guagua acránea que no puede sobrevivir. Hay un tema de supervivencia basal importante que diferencia ambos casos.

Ahora bien, es interesante el caso de la parálisis cerebral por casos documentados en que las madres trataron a estos niños como si fueran niños normales (las llamadas "madres psicóticas"), y se encontró que teniendo la tecnología adecuada ESTOS NIÑOS SABÍAN LEER Y ESCRIBIR.

Entonces, si bien desde una mirada evolutiva pudieramos decir "en la naturaleza ellos no podrían sobrevivir", hay que tener en cuenta el dilema ético de que estos niños son sintientes y pensantes, como cualquier otro. Y allí radica una diferencia.

Ahora bien, si bien la tecnología ha llevado a esto, hay que cuestionarse acerca de una de las funciones básicas de nuestra naturaleza: la procreación para las variabilidad de la especie. Entonces vemos que, por ejemplo, sociedades como los orientales han perdido significativamente su capacidad visual, puesto que una función NO adaptativa se ha ido perpetuando a través de sus generaciones. 

Entonces... la pregunta es obvia. 
¿Mi dificultad con el tema pareja es simplemente una expresión de mi mala genética?

El Amor, algo sabidamente irracional (y que nadie quiere hacerse cargo de cómo funciona), ¿No será simplemente la función instintiva de la búsqueda de procreación?. La psicología evolucionista ha intentado describirlo de esta forma. Ahora bien, sabemos que los aspectos culturales juegan un inmenso papel. Y por ende, el dinero se vuelve un factor importantísimo en el mating. Porque significa seguridad, porque significa adaptación en el medio para ella y su descendencia. 

Hace algunos días hablaba sobre el bien mayor, lo que Aristotélicamente podríamos definirlo también como fin último (fin = bien en Aristóteles). ¿Es el fin último la adaptación y la reproducción?

Lamentablemente, reducir todo el fenómeno erótico a esto no lo explica en su totalidad. Pero ignorarlo es igualmente sesgado. 

Y tal como la canción de Serrat que dice "Hace 20 años que tengo 20 años", yo puedo decir "Hace 10 años que tengo 15 años". Al conversar con parejas que llevan más de 7 años de pololeo, en mi cabeza sigue la fantasía de poder "agarrar con hartas minas", pero que al mismo tiempo es algo que no haría. Y da igual si lo haría o no... si a final de cuentas, los genes no me apoyan.
Pero eso me da una posibilidad... el sueño que tengo de finalmente poder mandar todo a la mierda, y poder armarme una vida en que busque MI felicidad, vivir lo mejor posible para mi vida finita. Sin proyecciones de otro tipo.

Quedan varios temas pendientes, sobre todo de un paleolítico en específico (al cual iba el nombre de la entrada). Pero... aparecerán en la semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario