martes, 25 de septiembre de 2012

Volver a los 15

Volver a los 15, porque no da para los 17.
No sé si será la primavera, pero se me revolucionaron las hormonas. 
Pero antes que todo, quiero decir lo poderoso que me siento pues mi tarjeta tiene ahora acceso a postgrado :D. La mejor forma de obtener algo es actuar como si ya lo tuvieras (KIU EL SECRETOMBRE!!!!!!!!!).

Hoy día me enamoré dos veces.
La primera fue en una reunión. Llegó una mujer (a la cual ya conozco, y es guapa, aparte de estar en postgrado, lo que a mis ojos la hace más guapa), y tenía un mala (rosario budista). Si bien mi relación con estos collares debería ser bastante mala, ya que en la secta en que estaba se usaban... me dió la fantasía de que esta mina podría tener creencias budistas, lo que la hizo ganar MILLONES de puntos.

Así que al terminar la reunión, al despedirme, le pregunté: - ¿Es un mala?... la mina dudó.
- ¿O es sólo un collar?
- "Un poco las dos cosas", respondió. "Lo es, pero está por motivos estéticos"

Yo sé que la mina hace yoga, pero bueno, era por posera.
Lo cuál fue una lástima, pero no quitó que me pasaron cosas.

La segunda vez que me enamoré fue de una señorita, haciendo ayudantía.
Judia, claramente judia, con rasgos judios inconfundibles. Y me pregunto, ¿Por qué tengo que encontrar tan guapas a las judias?...
¿Será porque me recuerdan a aquella ex judia, que no voy a nombrar, pero que es una matrona twittera?... ¿¿AHHHH??

Ojos claros, medianamente narigona, más alta que yo, más o menos corpulenta, pechugona, caderona, pero acinturada. Uf... preciosa.
Más encima en un momento de la ayudantía digo "Así como la gente dice: el mejor momento de una relación es cuando empieza, si me miró, si no me miró, que aquí, que allá. Esa weá me carga, por mi quedarse en la casa día sábado viendo una película",  y ella me miró complicemente, y dijo "Sí, yo tengo una amiga que dice eso, y a mí me carga".

Lo cuál me matóoooo.
Pero al final de la clase, cuando les digo que lleven pendrive para pasarles la película que les entra en la prueba. Ella me dice que mañana no irá, porque tiene ayuno... a lo que le pregunto si es judia prácticante. Me dice que no tanto... pero bueno.

Y me vuelvo a preguntar... ¿POR QUÉ?, ¿por qué encuentro tan guapas a las judias?... ¿Estará en mis genes? (y sí, las árabes misma cosa, pero esas razas están más mezcladas...).

Rato después, me encontré con mi hermana y fuimos al Starbucks. Y allí rato después pasó ella, con su pololo. Un huevón absolutamente normal, más bajo que ella, de barba, flaco... y ella, colgada del cuello, abrazándolo...

Y yo no sabía si pensar "Hay esperanzas", o envidiar pensando "Ese podría ser yo".
Ahora bien, uno no está sólo con una mina, sino que con su familia... (a menos que se lleve como el pico con su familia y ya esté independizada, o que sea de regiones y viva sola acá), y ya una madre judia me hizo la vida imposible. 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Hoy leía un libro interesante, llamado "El sentido de la vida, una breve introducción"  . Y en el encontré varias cosas interesantes, pero el que quiero comentar, es que de acuerdo a lo que decía, San Pablo veía en el acto de amor (agape), uno entrega parte de sí, y en cierta forma el yo muere un poco. Es decir, la acción buena es una forma de enfrentar la muerte.

Y cuando eso es recíproco, se le llama amor. Cada uno dispuesto a morir por el otro, y morir en el otro. Lo que me hizo todo el sentido de decir una vez más: "Lo que yo quiero, corazón cobarde, es que mueras por mí". 

No era tan huevón el planteamiento de que quiero una mujer que esté dispuesta a morir por mí.
Y no debería conformarme con menos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario