domingo, 2 de septiembre de 2012

Estar de paso

Hace ya varios años, leí una historia que decía:


En el siglo pasado, un turista americano fue a El Cairo a visitar al famoso rabino polaco Hafez Ayim.

El turista se quedó sorprendido al ver que el rabino habitaba en un cuarto sencillo, lleno de libros, y en el cual los únicos muebles eran una mesa y un banco.
-Rabi, ¿dónde están los muebles? -preguntó el turista.
-¿Y dónde están los suyos? -le retrucó Hafez.
-¿Los míos? ¡Pero si yo estoy aquí de paso!
-Yo también -dijo el rabino




Y es un poco acerca de eso de lo que quiero comentar.
Desde hace algún tiempo empecé a botar cosas, y más cosas.
En este momento tengo dos muebles en mi pieza de los que quiero deshacerme, pero no puedo hacerlo. 

¿Por qué?; porque no hay donde meterlos en la casa.
No puedo regalarlos ni venderlos, porque no son míos. Un escritorio, existe aquí desde MUCHO antes que yo naciera (probablemente tiene el doble de años que yo), y al preguntar si podía venderlo me dijeron que no.

Por ende, estoy en cierta prisionero de poseerlo. Mientras no salga de esta casa, tendré que mamarme su presencia.

Sin embargo, hay otras pertenencias, como esto:


Eso es un juego Casio, que sigue el mismo espíritu de los "Game and Watch" de Nintendo de los años 80. Esta máquina debe haber sido comprada por ahí por el año 92 o 93. O Quizás antes... hoy lo prendí, y aún le funciona la pila. 

Estuve jugando un rato, avancé niveles hasta que se me hizo imposible.
Me queda la duda de si alguna vez llegué tan lejos cuando lo jugué cuando chico. Tiendo a pensar que sí, pero lo dudo, ya que llegué bastante lejos :P.

¿Cuál es la pauta que conecta la historia que con el jueguito?
Cuando leí la historia del "estar de paso", tiene que haber sido un versionado de esta, ya que recuerdo que la idea de "estar de paso", era mucho más mirada en el sentido de ser "Espiritus viviendo experiencias humanas en un proceso evolutivo"... esto lo sé porque esta entrada iba a negar ese punto, y al verla ahora, se ve bastante más sensata de lo que la recordaba.

Niego un el hecho de "estar de paso", ya que al morir, no "vamos" a ninguna parte. Por ende, la vida no es un paso, sino que es la existencia en sí misma. Entonces, ¿Por qué no me aferro a mis cosas?

La verdad no lo sé... quizás es simplemente el imperativo de Tyler Durden diciendo: "Reject the basic assumptions of civilization, especially the importance of material possessions." (Rechaza los supuestos básicos de la civiización, especialmente la importancia de las posesiones materiales).

Pero veo las posesiones como enormes grilletes. Sobre todo para alguien como yo que vive con el miedo a que lo van a asaltar o que le van a entrar a robar (Ambas, experiencias que he vivido). 
No tiene afanes del minimalismo que pretende viajar, y poder moverse con todas sus posesiones, sino que tiene que ver con la libertad de no estar atado a nada.

"It's only after we've lost everything that we are free to do anything " (Sólo después de que lo perdemos todo, somos libres para hacer lo que sea).

Pero ese juego Casio, tiene algo de mi infancia. Incluso cuando lo jugué hoy, fue capaz de tomar toda mi atención y olvidarme por un rato del mundo. Cosa que los video juegos actuales no consiguen.
Siempre me pregunté como existian esos hombres que no les interesaba el sexo, al estilo Al Bundy, en decir... "ay Peg... ¿de nuevo?, estoy cansado".

Lo malo es que el paralelo no es alentador. En mi infancia jugar super nintendo y commodore eran las únicas dos experiencias que me importaban en la vida. Hoy en día, tengo un PS2 (cosa que quise por mucho tiempo), y no me interesa en lo más mínimo. No juego absolutamente nada en él. No me doy la lata de usar los juegos que tengo, y tampoco me interesa bajar los que podrían captar mi atención (ej: Disgaea).... 

Soy un Al Bundy en lo que se supone que me llevaba la vida por delante.
En la secta se nos decía muchas veces: "Si ustedes quieren saber cuál es su vocación, busquen lo que podían pasar horas haciendo cuando eran niños". En mi caso particular, siempre pensaba "¿Pero de qué sirve pensar en que me gustaba jugar super nintendo todo el día?", es irónico que hoy en día trabajo en un estudio de video juegos.

Sin embargo, estar ahí no sería posible de haber encontrado mi vocación de fondo: La Psicología.
Y digamos que fui un ser bastante asocial toda mi infancia y mi adolescencia. 

Tengo todo el derecho a temer que el día de mañana, si llego a estar casado, el sexo me aburra. Y toda persona que se haya topado conmigo en algún momento de mi vida dirá: ¿QUÉ?, ¿TÚ?

Sin embargo, el tema más de fondo en todo esto es LA IMPORTANCIA.
¿Por qué el juego es importante?, ¿Por qué los muebles son (o no) importantes?, ¿Por qué los libros son importantes?

El rabino de la historia no tenía muebles, pero tenía libros.
¿Qué hace tan importante a los libros?, ¿Es porque son un objeto palpable del conocimiento?, ¿y por qué es importante el conocimiento?, ¿Para ganar más?, ¿Para la superviviencia?, ¿Por placer?...

¿Son importantes las ganancias, la supervivencia y el placer?
Eso es una decisión que cada persona toma. Y ni siquiera es una "decisión" en sí, está determinado por su historia, por su carga genética, por su contexto....

¿Estar de paso?... eso significa que no le das importancia a tu asentamiento.
O todo lo contrario, le das importancia al hecho de no estar asentado.

Hay una canción de Tom Waits que dicen "Anywhere im lay my head, ill call home". (Donde quiera que apoye mi cabeza, será mi hogar). 

¿Mi necesidad de botar todo será la necesidad de sentirme realmente en mi hogar?
Yo creo que sí, es un tema que me viene dando vueltas en la cabeza hace bastante tiempo, el no sentirme en casa, el no sentir que tengo mi espacio propio.

Hace algunos días, la esposa de un amigo le dijo: "Oye, ¿no se pueden juntar en otro lado el otro sábado?", lo dijo con toda la buena onda del mundo.

El punto es que toda mi vida he querido vivir con una mujer, para compartir el mundo.
Pero en la medida que hoy, empiezo a tener amigos, y empiezo a tener un mundo social, empiezo POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA a querer la libertad de poder tener mi casa y usar mi espacio para lo que yo quiera.

Y darle el beneficio de la duda, por primera vez, a quienes creen que la "Overly attached girlfriend" no es la mujer perfecta. Empiezo a entender los deseos de libertad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario