miércoles, 29 de agosto de 2012

Incomodidad

Si hay algo así como "Menstruación masculina", definitivamente la estoy sufriendo en este momento.
Me siento horriblemente incómodo. Me siento incómodo en el lugar en que vivo, en las cosas que tengo, en mi apariencia, en la ropa que visto (sobre TODO en la ropa que visto).

A ver, por donde parto... Voy a partir por la ropa, pero no es todo lo que voy a tratar.
Siento que nada me queda bien. Sí, dije que era una mina en esos días XD.

Pero en serio, en algun momento empecé a ocupar más camisas y todo...
Pero no me siento cómodo con los pantalones, y con la ropa en general.
Me gustaría volver a usar Jeans con Polerón, pero me los pongo y tampoco me siento cómodo.

Mucho menos con pantalones de buzo.
Y me pasa que no quiero ser observado. Probablemente, como el adolescente que soy, todavía tengo audiencia imaginaria. Siento que me veo mal, y quiero verme bien. La incomodidad física de la ropa se traspasa a una incomodidad externa.

Me molestan también las zapatillas... que cada día se rompen más.
Y cada vez cobra más forma que las Adidas Originals, ahora tienen que ser con velcro.
Si saco un cálculo de las horas de mi día que pierdo abrochándome las zapatillas, probablemente podría tener un trabajo más.
Pero tampoco estoy dispuesto a pagar 50 lucas por un par de zapatillas.

Otras áreas en las que me siento incómodo es en el área social.
En estos días me he sentido bastante incómodo, como un pescado afuera del agua... (sí, definitivamente estoy regresando a la adolescencia).
Primero con la conversación entre zorrones del otro día, que hoy se repitió escuchando a unas minas conversar acerca de cómo se había comprado una cámara de 600 lucas en 60.
Lo cual me molesta por dos motivos:
1. Se valora la capacidad de negociación, de poder sacar más por menos, y de valer más como persona por ser un buen negociador.
2. El status de la pertenencia. La mina no ha sacado una foto en su puta vida, con el iphone ya tiene más resolución de la que necesita (y la pasa por instagram), pero NO... tener una cámara de 600 lucas da status, soy alguien importante.

Y como se dan esos juegos de ego estúpidos en que "la tengo más larga, porque tengo más cosas".
EN TODO ÁMBITO DE COSAS. Si bien yo hueveo con esto siempre (uuuy, tiene un iphone), tener un iphone, un macbook o cosas así, da lo mismo, la raja que las tengan, y que las disfruten.

Pero la analogía que mejor pega es el auto de carreras.
Si una persona se compra un auto de carreras, para andar a 40 en ciudad, claramente no quiere el auto por lo que es en sí mismo, sino que para causar una impresión en los demás.

Y probablemente mi tema con la incomodidad pasa por lo mismo... la impresión que espero causar en los demás.

Pero volvamos. Hoy almorcé con co-ayudantes, y una de ellas comentaba: "Hoy en día hay asado de escuela, y yo llego y es como ir a pasarlo bien, y todo, pero... no... porque no está la gente que yo conozco, como que ya no es lo mismo".

Ella hablaba acerca del sentirse PARTE, en su vida universitaria. Ella habló también del choque que le producia ir a la universidad después de titulares, de sentarse en la sala de clases.

A lo que a mi me vino la diferencia de perspectiva. La diferencia en mi caso de nunca haberse sentido parte, y por ende, que nada se haya perdido. No hay gran diferencia entre mi vida laboral y mi vida universitaria, porque no era una dinámica diferente, no había gran confianza, no había nada...

Y probablemente por eso lo pasé como las huevás en los paseos de generación y esas huevadas.
Más aún cuando uno de los "amigos", le digo que nos vayamos a comer una chorrillana y me dice "no sé", le dice otra persona lo mismo y le contesta "¡ya!, ¡la raja!".

Mismo amigo que le dije que estudiaramos juntos para el examen de licenciatura, me dijo que sí, y finalmente después me dijo "no, es que tuve otro grupo y no querían que fueras tú". 

Mismo amigo con el que me sentí la "amiga fea" cuando me pidió que le hiciera el contacto de otro loco que trabajaba en el mismo musical que yo, para que fuera vocalista.

En resúmen, no sé por qué chucha lo sigo considerando mi amigo.
Y eso me hace sentir incómodo.

Pero volvamos al tema de la apariencia.
Me siento incómodo por mis ojos, nuevamente. Si bien, algunas parejas me han dicho que mis ojos me dan un aire de misterio, o de arrogancia que es atractivo. O una que me dijo "yo creo que tus ojos son sexys", hoy por hoy, me molestan...

Me molesta cómo pueda ser evaluado.
Y es algo que no puse de ir el otro día al Mr. Jack de Tabancura, pero está el hecho de que me incomoda ver huevones altos, musculosos, o flacos y con ojos bonitos. Y ver la comparación.
Por el hecho de que para algunas mujeres, uno ni siquiera está en discusión. Ni siquiera es el hecho de  que uno es "feo" en comparación a los otros huevones. Sino que a ojos de una mujer en ese lugar, uno ni siquiera entra en competencia, ni siquiera entra en la comparación, es como si no existiera allí.

Y en ese sentido, voy a ir más allá...
Lo que he escrito TANTAS veces, pero no sé por qué sigo intentando entrar en esa competencia. Es como una persoona con problemas de equilibrio queriendo ser el mejor trapecista. 

Quisiera que me importara una hueva mi imagen, lo que ven en mí. Porque la peor parte, es que (al parecer) al resto EFECTIVAMENTE les da lo mismo, pero para mí es un tremendo tema... Y no se me ocurre analogía para el hecho de cuan poca importancia tiene para el resto y cuanta tiene para mí (una vez más, SÍ, soy una mina).

Hoy mientras estaba en una reunión, miraba a una mina, que es fea, pero fea atractiva. Y me empecé a fijar en quién estaba puesta su atención en la mesa. Y por un momento me plantée como sería mi vida si en vez de estar pensando en lo que proyecto al estar en una reunión, simplemente accionara naturalmente y me diera lo mismo la evaluación.

Y ciertamente es algo que está prácticamente fuera de mi mundo.

En fin, espero que se me pase luego la incomodidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario