sábado, 23 de junio de 2012

Ron con Pepsi

Me tomo un trago solo, con la casa sola.
Hoy estuve en la casa de un amigo, viendo series y jugando mortal kombat II en su casa. Fue un agrado de día... sin embargo, por supuesto que le voy a mirar el lado negativo.

Él tiene 28 años. Está casado, paga mensualmente la casa que se compró, trabaja independiente y es emprendedor. Su mujer es guapísima y simpática... y desde que los conozco, siempre me ha impresionado el amor que ella le tiene, cada día.

Si me preguntan como será mi vida en dos años más, definitivamente no estaré casado y con casa propia. No porque no lo quiera, todo lo contrario; es lo que más quisiera. Es porque mi realidad no es esa, y no sé como asumirlo.

Lo cierto es que probablemente pasen varios años antes de que encuentre una mujer que quiera casarse conmigo. Lo más probable es que no llegue casado a los 30. Casi parece mentira asumir que ya voy camino a esa edad, que ya terminé la Universidad, mis hermanos tienen hijos e independencia, mis padres están jubilando...

¿Y yo?, yo sigo teniendo 14 años. Sigo pensando que un beso es la experiencia cúlmine de la vida. Sigo creyendo en el amor romántico como lo más valioso.

No logro entender por qué sigo esperando a la mujer que sea el amor de mi vida, y que me asegura la felicidad eterna. No puedo entender por qué EFECTIVAMENTE cuando me siento amado por una pareja soy feliz.

Y que no puedo centrarme en otros objetivos en la vida.
Todo el resto de las cosas me parecen tan increíblemente vacíos, tan carentes de importancia.

No logro entender por qué estoy tan obsesionado con ser deseado. No pudo entender por qué mis mayores rabias ocurren por ver que las mujeres desean a otro que no soy yo, por qué soy enfermizamente celoso. Por qué compito con Brad Pitt, con Johnny Depp o con mis amigos actores que salen en la tele... y que salen en la tele no porque sean feos exactamente.

Cualquier persona ya se habría aburrido, habría dicho: "Wn, seriously... no es tu rubro". Pero no... sigue importándome más eso que otra cosa. Quizás si mi objetivo en la plata fuera ganar plata, habría encontrado formas impresionantes de hacer negocios. Si fuera hacer deporte, probablemente sería enormemente habil.

Si hubiera puesto toda la energía que he puesto en entender cómo funciona el amor y el deseo, en cualquier otra actividad, sería un experto en ello.

Pero no... he desgastado mi vida en intentar controlar algo que no está bajo mi control.
Y sigo haciéndolo. No puedo parar... es peor que intentar dejar de fumar.

¿Y hacia donde va mi vida ahora?... a veces pienso que debo ser realista. No podré independizarme mientras no tenga ingresos fijos. No puedo independizarme  haciendo un par de ayudantías y trabajando de poste en un teatro.

Antes pensaba en comprarme una consola... pero me doy cuenta que los video juegos no me causan el mismo fanatismo que me causaban hace 10 años. En general sólo me gustan cuando comparto con más gente... y los amigos no se pueden comprar.

Postularé a un magister, para hacer una tesis de cosas que me interesan y cómo aplicarlas en terapia. Irónicamente, hacer terapia es una de las mejores cosas de mi vida. Soy un psicólogo que no cree en la felicidad. Pero creo que la gente se siente mejor cuando se siente auténtica, cuando se siente sí misma. Siempre doy el mismo ejemplo: en el terremoto la gente no estaba feliz, pero se sentía unida y pertenenciente.

¿Y si no quedo en el magister?... ¿Qué voy a hacer?
Y... quien sabe, algo inventaré.

No logro ponerme en la postura de que quizás me quede soltero en mi vida. Quizás tenga más pololas... no por nada he tenido diez hasta el momento. ¿Pero alguien que en un altar diga: "Este es el hombre que quiero que sea mío por el resto de mi vida"?, debería empezar a dudarlo...

¿Hijos?, ¿Para que salgan igual de pifiados que yo?... me encantaría tener hijos. Pero no quisiera que tuvieran que sufrir por sus ojos, lo que es una condición hereditaria y dominante. ¿Estoy dispuesto a tener hijos con una situación así?...

"Y la vida siguió, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido".

Si pudiera asumirme soltero, sin hijos, solo... quizás enfocaría mi vida de otra forma.
¿Por qué no puedo hacerlo?... la esperanza es el peor de los malos, pues prolonga el tormento de los hombres.
Quiero que llegue ese día en que me levante y diga "Quiero hacer mi vida por mí, haciendo lo que a mí me interesa. No queriendo tener una mujer o formar una familia por quién luchar. Quiero ser un egoísta, quiero ser el huevón que se satisface sexualmente con mujeres que no le importan, sin importarle si ellas gozan o no... quiero dejar de buscar querer a quien no le interesa que la quiera".

¿Y qué pasa si nunca llega? Simplemente no llegará, y punto. No tendrá ninguna importancia.




2 comentarios:

  1. Ted, tenís que llegar soltero a los 30 !!!

    uta yo tengo que agradecerte infinitamente que salí de un hoyo similar al tuyo gracias a ti. Tú me hiciste entender que mi foco no eran las minas, es la competencia. Gracias a eso estoy surgiendo del campamento. Las mujeres siguen siendo un trofeo de todos modos :P Pero ahora que lo tengo claro, ya no me interesa tanto.

    En fin, ya hemos hablado de ltema, no sabría que´aconsejarte. Pero si tienes ganas de pegarte unas partidas de starcraft en un tiempo más, me avisas :P

    ResponderEliminar