sábado, 30 de junio de 2012

Ebriedbla.

Hola, me enamoré de ti.
Sí, es cierto, puede que no te conozca, pero daría todo por vivir el resto de mi vida contigo.
¿Que tienes muchos defectos?, ¿y qué importa?
Ah, no te intereso... bueno, eso es diferente.

Hoy en la micro, escuche dos mujeres conversando "Ay sí, lo que me encanta de él es que me da y me quita".
Nada que decir... no hay ignorancia, saben que es así y se aceptan así.

Yo no quiero jugar ese juego. No quiero jugar el juego de que cuando quieres a alguien tienes que ocultarlo. No quiero jugar el juego de los coqueteos que pueden ser y no ser.

Puede que baste un minuto para enamorarme, pero ¿por qué eso hace mi amor menos real?
Me encantas, quiero conocerte. Quisiera conocer lo más íntimo de tí. Lo que piensas a solas cuando estás apunto de dormirte y no confiesas a nadie más.

Quisiera poder compartir un segundo de silencio contigo.
Pero no soy lo que buscas, no soy lo que quieres.
Si yo fuera rico, te daría lo mismo las dicotomías que pongo.
Y no te culpo, estás seteada biologicamente para que asi sea... mejoramiento de la especie.

La culpa es mía, por seguir interesándome.
Por no poder armar una vida en dónde no juegues ningún rol, una vida propia.

Me encantan tus ojos....
Me encanta tu nariz...
me encanta tu boca...

Realmente disfruto mirarte. Es como si el tiempo se detuviera.
Eres una poesía hecha carne, escuchar tu voz me inspira.

Pero mientras yo no te produzca lo mismo, ¿Qué importancia tiene?
Ninguna.

Y ese es el problema...
Estoy harto de mi forma de amar.
En serio estoy harto.

Qisiera ser normal, que enamorarme durara tiempo.
Que entregarme me costara.
Que no sintiera que el mundo es maravilloso sólo porque una mujer bonita me sonrie.
Y así poder cenrarme en las "cosas importantes de la vida".

Hay principalmente dos cosas que no logro asumir:
1. Que no soy atractivo como mis amigos que salen en la TV
2. Que las mujeres no quieren un hombre que entregue cariño, sino un macho proveedor.
3. Que ser un hombre trofeo es para huevones lindos, no para mí.

Quizás algún día cambie mi vida... hasta el momento, llevo 26 años en la misma.

1 comentario:

  1. Don señor granizo, podría equivocarme, pero soy de la siguiente opinión:
    No se trata de tener que ocultar cuando quiere a alguien. Una confesión tan directa puede ser para muchos una violenta declaración de querer invadir su intimidad. Y, desde la misma palabra sale la consecuencia: se sienten intimidados.
    Pareciera que su dinámica de amor se centra mucho en usted, que su situación resulta de factores que le resultan externos. La verdad no estoy familiarizado con el amor a primera vista, pero si en eso existe valoración y preocupación por el otro, pensaría que lo natural sería considerar los sentimientos del otro, considerar que podría tener una disposición al amor que opera de forma distinta, y considerar sus propias limitaciones respecto al tema.
    Aunque no podría afirmarlo, me parece una idea razonable pensar que en el acto de amar debería ser esperable encontrar la satisfacción y realización del sujeto que ama, por existir en el amor la afirmación y aceptación del propio ser, disfrutarse siéndose. De ser así, no me parecería extraño que hubiera dificultades en la práctica del amor considerando lo que podría parecer egoísmo y desconsideración. Cabría preguntarse, ¿Existe en ese amor que desconoce cínicamente a la otra persona (y probablemente, por extensión, a uno mismo) una genuina entrega? ¿Es amor, o es una excusa para evitar ser responsable? Quiero decir... ¿"seteada biológicamente"? ¿"no soy atractivo"?, las mujeres quieren a un ¿"macho proveedor"?
    Fuck that shit. Probablemente no estoy en calidad moral de decir esto (probablemente cualquiera tenga más que yo), pero esas son excusas de pendejo. Si lo que encuentras no es lo que buscas, entonces sigues buscando.

    ResponderEliminar