martes, 11 de noviembre de 2014

Medios y fines

Desde hace varios días quiero escribir respecto de los medios y los fines.
Tenía idea que ya habia escrito algo así en el blog, sin embargo al buscar encuentro que escribí algo similar en Agosto del 2012... hace un buen rato ya.

La pregunta por los medios y los fines, el día de hoy, no parte desde el tema de estudiar/trabajar para ganar plata. Aunque está en el centro de mis preocupaciones actuales.

De hecho la pregunta surge desde las nociones budistas.
Mindfulness, autocompasión, felicidad...
Desde la linea de Thich Nhat Hahn, pareciera ser que la felicidad es el fin último, cosa con la que no estoy muy de acuerdo.

Para otros budistas, pareciera ser que el Mindfulness, o plena conciencia, es un fin en sí mismo. En alguna entrada anterior, hablé mal de la idea de conciencia constante, sin embargo creo que me retracto de lo dicho.
Esto posteriormente a la experiencia en el retiro, puesto que miré el tema de esta conciencia de otra manera.

Ya no como un intento de estar presente en todo momento.
Sino como una vivencia de ESTAR CON UNO MISMO.

Puede sonar un poco extraño en primera instancia, pero el punto fue que ante la experiencia de meditación empecé a encontrarme conmigo mismo. Empecé a escucharme, y empecé a dialogar conmigo mismo... pero algo era diferente, me estaba sintiendo acompañado por mí.
Y el punto es, si pudieras llevar esa sensación a tu vida cotidiana, querrías hacerla permanente.

A esto sumo el concepto de Autocompasión, o uno de sus elementos: la auto-amabilidad. En general todos conocemos la autocrítica, y lo conocemos como una experiencia poco agradable de estar con nosotros mismos.
Cuando nos quedamos solos, empieza esa voz que dice "¿Viste que la cagaste?, eres super huevón". Pero, ¿qué pasaría si cuando nos quedaramos solos la voz que apareciera fuera una voz dulce y agradable que te valida y remarca lo bien que haces las cosas?... que agrado sería quedarse solo.

Entonces, en alguna medida el cuestionamiento que me hago es cuál es el medio y cual es el fin. ¿La autoamabilidad es el fin y el mindfulness es un medio?
Esta idea en cierta forma es contraria a la idea que he tenido históricamente del budismo, pero me hace un enorme sentido.

Ahora bien, veo a más de algún personaje tomando el tema de la autoamabilidad para uso en psicoterapia. En lo personal, es justamente gracias a ver a gente que ha sido muy amable conmigo (principalmente dos saltan a mi vista: Carlos Nuñez Cortés de Les Luthiers, y Phap Kai, de los monjes) que yo podría hacerme a la idea de ser así de amable conmigo mismo.
Cosa que en los primeros días post-retiro sentí que podía hacer, pero ya a más de un mes de la venida de los monjes, ya no ha sido tan simple.

Quizás esta idea no deberia ser universal.
Quizás no es la panacea para todo el mundo.
Pero al menos para mí pareciera serlo. Para alguien quien busca en demasia la validación de otros, para quién siente que no existe si no está en relación con la mirada del otro. Para mí, autoamabilidad pareciera ser la GRAN respuesta a mi mayor pregunta.

Y personalmente creo que de eso es lo que se trata el budismo.
De un hombre con una pregunta acerca de la vejez, la enfermedad y la muerte, y que se sentó bajo el arbol hasta encontrar la respuesta.
Y ante lo inevitable de la muerte, creo que lo que más quiero es alguien que sostenga mi mano y me de consuelo.
Y he podido vivir la experiencia de que aquel que sostiene mi mano sea yo mismo.

Ahora necesito recuperar esa experiencia.

miércoles, 22 de octubre de 2014

El derrumbe

Hace bastante tiempo, más o menos 15 años, vi una obra de teatro llamada "el derrumbe".
La obra se trataba de Lyman Felt: un hombre bígamo y que en uno de los trayectos entre sus dos casas, hubo un derrumbe y se accidentó, terminando hospitalizado.
Esta hospitalización hace que sus dos esposas deban encontrarse.
Y así es como inicia el derrumbe.

Hoy en día encuentro en internet que la obra se llama "The ride down Mt. Morgan", de Arthur Miller.
Pero eso no tiene ninguna importancia.

Lo importante es que me siento un poco en el derrumbe.
No en mi bigamia amorosa, puesto que ni el cuerpo ni el alma dan para tanto.
Sino en mi bigamia laboral: trabajar para la Católica y para la Chile.

Más que la "bajada de la montaña Morgan", es mi "Pedaleada por Exequiel Fernandez", calle que se convierte en la via regia entre el Campus San Joaquín y el Campus Juan Gomez Millas.
Sin embargo, en algún grado mis dos esposas me tienen chato.
Estoy un poco cansado del trabajo en investigaciones que se dan vueltas sobre nada.
Y estoy chato de trabajos en los que me mantengo por buena voluntad.

Estoy un poco harto de la teoría. Creo que 10 años de pajas mentales han sido suficiente.
Quiero dedicarme a otra cosa. Quiero dedicarme finalmente a atender, a hacer pega clínica en serio.
Pero lamentablemente lo que escribí hace ya tantos años se mantiene: la clínica es un tremendo negociado.

El ejemplo de la pasantía es lo más detestable.
No sólo está la pega de psicólogo en que te pagan poco.
Ni siquiera, la pega de psicólogo en que NO te pagan para que ganes experiencia.
Existe la pasantía, en que tienes que PAGAR para poder trabajar como psicólogo.

Un mercado muy mal regulado.

Siento que el derrumbe ha comenzado.
Hace dos días no fui capaz de pararme de la cama.
Me levanté a las 6 de la tarde y ahí tome fuerzas para bañarme y salir de la cama, porque realmente estaba ahuevonado.
Ahora me llegó un mail recordándome que el dia viernes en la noche tenemos una reunión de coordinación.

Y yo lo había olvidado.
Estaba absolutamente borrado.
Pensaba ver tranquilamente a mi polola, pero no.
Después este domingo en la mañana tengo otra reunión de pega.

Estoy cansado de todo esto.
Quisiera tener una pega de 9 a 6 en la que me sintiera bien.
Y con la cuál pudiera pagar un arriendo para alcanzar el tan soñado espacio de soledad y tranquilidad.

Pero quizás todo este pensamiento está guiado sólo por miedo.
Quizás es el miedo de qué es lo que pasará si no quedo en el doctorado.
O si es que quedo pero no me gano conicyt.

Quizás es sólo ese el miedo, y ante él, quiero mandar las universidades a la chucha.
Dado que parece ser claro que el tema académico es lo mío.

Pero el cansancio hace que también lo dude.

jueves, 9 de octubre de 2014

A Alice le gusta tener sexo casual

Esta entrada se basa en la siguiente imagen:



A partir de ella, me puse a alegar que me cargaba la imagen y su mensaje, y se empezó a armar una tremenda discusión en facebook, de esas con argumentos largos y post interminables. Después de todo, intenté hacer sentido de por qué me había molestado tanto la imagen desde un inicio, y postée la siguiente respuesta (a la cual espero que ya nadie responda).

--------------------------------

A ver... aclarémosnos.
Y por aclarémosnos, quiero decir, aclararme, ya que a ratos no sé qué huevada estoy discutiendo. Partamos de la base que este post partió de la RABIA y no de la claridad mental, así que yo mismo me he ido aclarando en el debate por qué tengo rabia.

Volvamos al comienzo de todo: "A Alice le gusta tener sexo casual, sin embargo, varias amigas dicen que ella 'no se valora'. Alice sabe que su vida sexual no tiene nada que ver con su valor".

¿Cuál es el mensaje que el cartel promulga?, romper con la idea machista de que la mujer tiene que guardarse y que no tiene que soltarlo porque todo su valor está en su castidad (Si anda regalando la leche, nadie le va a comprar la vaca).

Hasta ahí, yo estoy de acuerdo. No puede ser que se promulgue que la mujer vale sólo en base a cuan cuidado tiene el gatito.
Hasta ahi, estamos de acuerdo, ¿sí?

Sin embargo, para entregar ESE mensaje con el que estoy de acuerdo, hay una serie de OTROS mensajes con los que no estoy de acuerdo.

1. "Su vida sexual no tiene nada que ver con su valor". Como decía al comienzo, esto equivale a decir que sus acciones no tienen nada que ver con su valor, lo que considero un sin sentido.

La opción que da Marcela es una solución a este problema: las personas no tienen valor porque no es cuantificable. Sin embargo, no me gusta esta posición porque las personas tienen valor. Para mí, mis amigos que estan allí y me quieren tienen mucho más valor que alguien a quién no le importo lo más mínimo.
Puede sonar que esta posición es una "valoración subjetiva", pero si nos ponemos a hablar de objetividad entramos en otro problema (La discusión económica de cuanto vale la vida).

Sin embargo, este primer punto esta derechamente relacionada con la letra de "cambalache", si nuestras acciones no tienen que ver con nuestro valor, entonces.... "Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor; ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador... todo es igual, nada es mejor".

Ese es mi primer punto en discusión: tu vida sexual tiene que ver con tu valor, así como cualquier otro aspecto de tu vida.

2. "Varias amigas dicen que ella 'no se valora'".
Acá esta el punto de la autovalía. Y acá es como, discutía anteriormente, que mi problema no está en el punto de "uno mismo", sino que en el punto de "el otro".
Vuelvo a poner el tema de la infidelidad como comparación. "Alice es infiel, y sus amigas dicen que eso es malo, pero ella sabe que su infidelidad no tiene nada que ver con su valor".
Eso respecto de lo que decías, Gabo.

Claramente, una persona infiel (y sistemáticamente infiel) no tiene problemas de valoración. No le cabe duda alguna que su placer es más importante que su compromiso. Sin embargo, ante los ojos del observador externo, el valor de esa persona probablemente baje ya que está haciendo algo "malo".
Y eso lleva al tercer punto, que es que asumo que todo estarán de acuerdo conmigo en eso debido a que la "infidelidad es mala", pero probablemente diferiran en que mi postura de que "el sexo casual es malo".

3. "A Alice le gusta tener sexo casual".
Acá llegamos al corazón de todo el asunto. La frase que a mí me hace parecer que es una apología del sexo casual. Si el mensaje fuera "A Alice le gusta ser infiel", o "A Alice le gusta matar gatitos"; a NADIE le parecería inocua.

Antes de entrar a explicar por qué CREO que el sexo casual es malo (ya que es finalmente, mi opinión), esta el punto de "qué importa que sea malo, si hay un acuerdo mutuo".
A lo cual iba el argumento de los créditos de consumo con intereses abusivos. Las dos partes firman el contrato, pero eso no implica que esté bien. Probablemente porque uno de los lados no mide realmente las implicancias del contrato, y despues se encuentra en una situación insostenible.
Que podemos decir de algo tan importante como el sexo, ¿Se pueden medir todas las implicancias que tendrá?, probablemente no.
Por otra parte, hay una toma de posición ética al respecto de acuerdo a lo que es intrínsecamente malo o bueno. El ejemplo más clásico es el suicidio, en este sentido, yo soy de la postura que una persona tiene derecho a suicidarse, así como en el debate de la eutanasia. No hay nada tan propio como quitarse la vida.
¿Pero que pasa por ejemplo, con las autoagresiones?, ¿las personas que se cortan?, ¿o el alcoholismo?... ahí empieza a ser más gris la idea de que "tiene el derecho". Yo cuando veo un paciente con estos síntomas, creo que tiene el derecho a hacerlo, pero en el fondo espero que la terapia ayude a que DEJE de hacerlo.
Nuevamente, no creo que alguien defienda que este tipo de conductas no son malas en sí mismas, por ende, si entendiera la postura de que el sexo casual es malo, no estaría justificado en el hecho de que "no daña a nadie externo".

Entonces, el punto final, por qué creo que el sexo casual es malo.
En primer lugar, por algo que di a entender anteriormente que creo que el sexo es SAGRADO. No estoy entendiendo aquí sagrado como religioso, sino como aquello que es contrario a lo profano, a lo cotidiano.
En este sentido, me pongo en la postura de que el sexo más sucio, coprófilo, parafílico e inmoral es TAMBIÉN parte del territorio de lo sagrado.

Esta postura la baso en ideas antropológicas (ej: Malinowski), en que lo sagrado está relacionado a lo desconocido y aquello que tiene que ver con el nacimiento y la muerte; y en aquello que nos causa asombro (y quizás terror), que corre contra los límites de nuestra emocionalidad común.

¿Se podría hablar de nacimiento casual o de muerte casual? es curiosa esta idea, dado que si se piensa así, es una idea ridícula. Sin embargo la sociedad SÍ ha normalizado estas ideas.
¿Muertes en guerra? CASUALTIES, lo cual prueba justamente mi punto. Me parece que la idea de sexo casual es NEGAR la importancia de algo sagrado tal como se niega lo abismal de la muerte en la guerra. Vemos todos los días películas con miles de muertes, y parecieran no tener ninguna importancia, se normaliza. Mientras que cuando nos topamos con la muerte en el mundo real, impacta.

Por otra parte, el nacimiento casual puede llevar a otro cuestionamiento. El nacimiento es actualmente un tema médico. No tiene ese aspecto sagrado o de misterio, ya que es tratado por el experto en razones sanitarias.
Si, llevados por esta misma idea, pensamos en que el sexo se convirtió en un dominio de la razón médica, tenemos todo el pensamiento de Foucault acerca de la medicina convirtiendose en policía social, y sus tres tomos acerca de la Historia de la Sexualidad.

Entonces, usted puede estar de acuerdo conmigo o no, pero me parece que por estos motivos, el sexo es un tema sagrado y al cual se le niega su sacralidad y ritualidad. Si se piensa por ejemplo, en una bacanal, alguien podría decir que eso es "sexo casual", pero una bacanal no tiene NADA de casual. No por el hecho de que no sea con "una pareja estable", sino que porque está dentro de un ritual que adhiere a toda un rito social mágico.

Es en este contexto que entra la crítica ideológica que mencionaba en comentarios anteriores (y que se ponía medio conspiroparanoide). La idea del sexo casual es algo que mata lo sagrado, es algo que mata la subjetividad puesto que lo que es más HUMANO queda convertido en algo MECÁNICO. No importa el compromiso, no importa la historia, es CASUAL, es algo sin importancia.

Esto es una vez más, la enajenación del sujeto. Entonces, a mí parecer, la idea del sexo casual como una expresión de libertad, es un lobo con piel de oveja. Promulga que la libertad sexual sobre el propio cuerpo es una muestra de la libertad, de la misma forma en que se muestra que la libertad económica es libertad, cuando en realidad todo lo que hace es volverte más un engranaje de la trama social que ha perdido todo su valor por ser simplemente un mercado.

En pocas palabras, para mí el sexo casual es enajenacion. Y cabe dentro de la misma dinámica de quien cree que la felicidad es tener el auto del año o el último iPhone.

Entonces, el sexo pierde lo sagrado de su identidad. Pero si el nacimiento, la muerte y el sexo han perdido su carácter de sagrado. ¿Qué queda para ser sagrado?

Obviamente, el dinero. "In God we trust" escrito en cada dolar.
Es por esto que vuelvo al primer argumento de la discusión, el de la valoración. Si se piensa que la vida humana, o la persona, no se puede valorar o es invaluable, lo que se está promulgando es que EL DINERO VALE MÁS QUE LA PERSONA.

El dinero vale, la persona no vale.
Por último, y siguiendo esta misma lógica, no olvidemos el contexto de la imagen. Una serie de mensajes de tipo feminista. Sin embargo, al promulgar el sexo casual, se está apoyando la idea de que el sexo puede no tener importancia, no ser sagrado.

Y por lo que se ha dicho aquí, con esto se está apoyando la MISMA ideología que se propone combatir con los mensajes. Patriarcado y Capitalismo.

Así que a final de cuentas, termina siendo como cuando la concertación (socialista) DICE estar en contra del capitalismo de la Alianza, pero después van a tomarse un cafecito en su cafetería remodelada en el congreso, mientras conversan de sus empresas en común.

Si usted piensa en esta escena y le da rabia, entonces el círculo está completo, puesto que explica la rabia que me produce el mensaje sobre Alice en una primera instancia.





lunes, 15 de septiembre de 2014

Facebook y/o Budismo

Momento de ritos de paso. Hace un par de días hice la defensa de mi tesis de magister. Oficialmente ahora soy un magister en psicología clinica.
Por tanto mi opinión debería ser tomada más en serio, ¿o no?

Quiero hablar principalmente de dos cosas hoy. La primera tiene que ver con facebook y la segunda tiene que ver con el budismo.

Mi odio hacia facebook no es algo nuevo. He escrito más de una vez en contra de él, con la amenaza de que lo cerraré... habiéndolo cerrado sólo para volver a abrirlo.
Alguien me dijo ayer algo así como "Es mentira que lo odias tanto, ¡si pasas metido en facebook!"... lo que me hace pensar que esa persona no tiene idea acerca de cómo funciona una adicción.

El punto es, ¿Cuál es el asunto con facebook?
Al cuestionármelo, no puedo evitar volver en el tiempo hacia un momento alrededor del año 2000. Figuraba yo con 14/15 años, y mientras estaba en el colegio, no me interesaba mayormente lo que allí ocurría. Lo que realmente me interesaba era lo que pasaba cuando llegaban las 8 de la noche y podía conectarme a internet.
Cuando eso ocurría, podía entrar al chat, y tener algo de contacto con otras personas. Un mal contacto, al ser yo un huevón depresivo y drama queen hasta decir basta, me metía a decir cuanto mi vida era una mierda y que me quería matar.

Sin embargo, el punto es que el mundo real había perdido su realidad, y el mundo virtual había ganado la primacía.
Supongo que cuando eso me ocurrió a mi, yo era el que era raro por estar más comprometido con el mundo virtual que con el mundo real. ¿Pero qué pasa casi 15 años después?

Estoy lejos de estar solo en esa situación.
Estoy cierto que no son TODOS, pero hay muchas personas que viven mucho más en su teléfono (facebook, twitter y whatsapp) de lo que están en el mundo real. Uno de los agravantes es que esa conexión no es sólo de 8pm a 8am, sino que el teléfono está permanentemente conectado a internet. Y se puede vivir en ese mundo virtual desde que despiertas hasta que te duermes.

Hace algunos días me encontré con la siguiente imagen...


Y parece ser una sensación compartida, y me pregunto cuánta gente más la compartirá. ¿Por qué tenemos gente que odiamos en facebook?...
No puedo estar seguro por qué. Quizás tiene algo de lo políticamente correcto, la pregunta es: Si fuera ese el motivo, ¿por qué no le haces unfollow para que no te aparezcan sus posts?

Hace algún tiempo lo hice con la gente que más me hinchaba las pelotas, para no borrarlos. Fue liberador.
Sin embargo, no me libera de cuanto odio facebook y por qué me mantengo unido a él.

Otros motivos para estar en facebook tiene que ver con que es el medio de comunicación que tengo con mi polola... aunque eso podría solucionarse si hablaramos por el chat de google o por whatsapp.

Pareciera ser que facebook tiene la función de mantenernos en contacto con otras personas. Más de alguna vez he referido a la frase de Gustavo Adolfo Becquer acerca que daría su vida por saber lo que a otros ha dicho de sí, y toda su existencia terrena y ultraterrena por saber lo que a solas ha pensado.

Hoy en día facebook le pregunta a esa mujer "¿Qué estás pensando?". Y ella lo pone, y se saca fotos.

Una mención especial merecen las selfies, y todo el tema a propósito de las fotos de famosos filtradas. Ante esto, uno de los temas que más se ha repetido en las redes sociales es "Si no quieres que se filtren tus fotos desnuda, no te las saques". Lo cual a su vez ha sido respondido por argumentos de reducción al absurdo tales como "eso es como decir que la culpa de que a alguien la violen es de la mujer que se viste provocativa".

Creo que es una analogía que no tiene lugar.
Claro, la idea del argumento es decir que si un servicio (el de Apple) propone que su nube tiene privacidad no debería ser violada. Cierto.

Pero si nos planteamos en su sentido histórico, hay que considerar que el sacarse fotos en pelota es algo relativamente nuevo.
Cuando las fotografías habia que revelarlas, probablemente pocos se sacarían la foto en pelota, puesto que quien la revelaría, las miraría.
Por lo que el naked selfie quedaría relegado a quien tuviera una Polaroid instantanea, o a la persona que fuera lo suficientemente técnica como para revelar sus propias fotos.

Es con los smart phones que nace la tendencia a sacarse fotos en pelota. Lo cual, creo que tiene una base casi instintiva.
Al igual que la fascinación que tenemos por los espejos, la facilidad para vernos desde la mirada de otro en la foto nos lleva a querer conocernos...

Ahora bien, el tema es cuándo se cruza el límite entre lo privado y lo público.
En ese sentido, las fotos de facebook pueden dar bastante que pensar. Cuando se ven las fotos de perfil de minas mostrando el culo o las tetas, sin ningún filtro... ¿qué es lo que esperan mostrar?, ¿Quién esperan que vea la foto?.

Pero desde otra perspectiva, el tema de las fotos también muestra la primacía del mundo virtual sobre el real.
La gente posteando su comida en instagram, muestra que la comida no importa si no hay una foto sobre ello.
Misma cosa los eventos sociales, si no hay fotos, no existe... "Si un árbol cae en el bosque y no hay nadie para oirlo, ¿hace ruido?".
Si algo ocurre en el mundo real pero no es publicado en facebook, ¿Ocurrió realmente?

Esta crítica a las fotos en general yo la tengo en más ámbitos. Siempre me he quejado de esto con respecto a los viajes, las personas que viajan a un lugar y que lo único que les importa es sacarle la foto al lugar. El otro día estaba en un cumpleaños, y había que sacarle foto a la persona soplando la torta, así que FINGIERON que se estaba soplando la torta, para sacar la foto, antes de que se soplara la torta realmente.
Pero volvamos a facebook.

Hace algún tiempo me burlaba de lo que pasa en LinkedIn. Toda cosa que aparece en linkedin es un mensaje que dice "soy mejor que tú".
Esto pasa en facebook. "Mira mi pareja, somos tan felices", "Cuento sobre mi nuevo trabajo, soy tan exitoso".

Todo en facebook es para publicar una falsa vida de falsa felicidad.
Y que el resto pueda verlo, con dos opciones: compite o deprímete. Pero en pocas palabras: ENVIDIAME.
Bueno, pensado desde ese punto de vista, me explica porque odio tanto facebook... tengo un mal manejo de la envidia, y facebook es un administrador de la envidia.

Ahora bien, ¿cerrar facebook?
Ni siquiera pensarlo ¿Por qué?
Porque dado lo dicho anteriormente, cerrar facebook es... técnicamente desaparecer del mundo real.

¿Y quién querría desaparecer del mundo real?
En ese sentido, habría que pensar en cuales son las necesidades que uno tiene.
Porque uno tiene necesidad de ganar plata... y en general, facebook no sirve para eso.
Pero al mismo tiempo, uno tiene necesidades sociales. Como bien nos ha enseñado la televisión, tener plata no sirve de nada si no tienes amigos para disfrutarlo.
¿Pero qué amigos son?... a final de cuentas, incluso los amigos cercanos, no son tal.

Entonces si cierras facebook, te enfrentas a la soledad. Te das cuenta de que no hay nadie allí.
Pero si lo tienes abierto, te contactas con gente pero en ese mundo virtual, son sólo una ilusión.
Y claramente es preferible la ilusión a la angustia.

Al respecto, la siguiente historia... bastante más antigua que facebook:

Un humilde pescador y su mujer tuvieron un hijo al cabo de muchos años de matrimonio. El niño era el orgullo y la alegría de sus padres. Pero un buen día cayó gravemente enfermo. Los padres gastaron una fortuna en médicos y en medicinas. 
Pero el niño murió.
La madre quedó absolutamente destrozada por la pena. El padre, por el contrario, no derramó una sola lágrima.
Cuando, después del funeral, la mujer reprochó al marido su total falta de aflicción, el pescador le dijo: «Déjame que te diga por qué no he llorado. Verás: la otra noche soñé que era un rey, padre orgulloso de ocho hijos. ¡Qué feliz era...!
Pero entonces desperté. Y ahora estoy enormemente desconcertado. No sé si debo llorar por aquellos ocho hijos o por este otro».

¿Debemos llorar por el mundo "real" o por lo que sucede en facebook?

Sumado todo esto a un tema que prefiero ni siquiera tocar: la salida del iPhone 6 y todos los imbéciles cuyo mayor deseo es tener la weá.
Pero tomando este tema del deseo, salto al segundo tema... el del budismo.

De huevón terminé metido en la organización de unos monjes budistas.
Pequeño contexto: Existe un monje llamado Thich Nhat Hahn. Es un monje vietnamita y que estaba en el contexto de la guerra de Vietnam.
Historia corta, terminó exiliado y asilado en Francia, donde fundó una comunidad llamada Plum Village.

El monje se hizo famoso, y se han escrito un montón de libros con sus enseñanzas.
La organización en la que estoy metido es que vienen unos monjes de Plum Village a Chile.
Y por ende me metí a los grupos de facebook de Thich Nhat Hahn... quien en estos días se enfermó.

Y lo que veía era por todos lados mensajes acerca de "meditaciones para la salud de Thay"...
Y "enviemos energías de amor a Thay"...
Y yo decía... ¿QUÉ CHUCHA?

El mito fundacional del budismo se centra en que Buda salió de palacio y vio un viejo, un enfermo, un muerto y un monje. Descubriendo la existencia del sufrimiento y planteandose encontrar la respuesta a él.
En mi opinión, hacer meditaciones para "enviarle energías a Thay" no sólo es un acto sumamente supersticioso, sino que va DIRECTAMENTE EN CONTRA de la aceptación de lo inevitable de la vejez, la enfermedad y la muerte. Es decir... ¡no entienden ni una weá del budismo!

Pero lo más molesto de todo, es encontrarme con que el budismo y el mindfulness son meros bienes de consumo.
Mindfulness en educación, para que el colegio sea más efectivo y mejor, por ende más vendible.
Mindfulness en la Universidad, nuestra universidad es más chori porque toca estos temas, mucho más que su otra universidad.
Y encontrarse con que cada huevón está remando para su lado.

Con gente que se dedica a viajar por el mundo, con mensajes del tipo "ay, la gente de la India es tan pobre... pero es tan plena".
Y luchas de ego acerca en la casa de quién se hospedan los monjes, casi que "los monjes son míos".
Pendejos de mierda...

Ya había empezado a escribir esta entrada, y hoy con mi polola vimos "7 años en el tibet".
Y no puedo evitar quedarme con la idea de que el budismo es, a final de cuentas, una cosa cultural.
Pensándolo asi, los tibetanos aunque no hubieran recibido budismo, habrían tenido una tradición similar. Misma cosa el Zen en japón, no es más que una adaptación de la propia cultura.

Entonces el budismo que llega acá, también es un budismo adaptado a nuestra cultura.
"Buda viene, lo trae coca-cola".

Y no puedo evitar pensar en otra historia que dice:

Una vez le preguntó el discípulo a su Maestro: «¿Qué es Buda?».
Y el Maestro le respondió: «La mente es Buda».
Volvió otro día a hacerle la misma pregunta y la respuesta fue: 'No hay mente. No hay Buda'». Y el discípulo protestó: «Pero si el otro día me dijiste: 'La mente es Buda...'».
Replicó el Maestro: «Eso lo dije para que el niño dejase de llorar. Pero, cuando el niño ha dejado de llorar, digo: No hay mente. No hay Buda ».

¿Qué es buda?
Facebook es buda.
El budismo mercantilista es buda.
¿Hasta cuando?

viernes, 8 de agosto de 2014

Paz en tu interior

Leo un mensaje "La paz está en tu interior", referido al conflicto en Palestina. En cierta medida este mensaje podría tener razón, al decir que sólo podrás encontrar paz si apagas la tele un rato y te desenchufas de eso. Si eres el hombre que está en el medio del conflicto mientras bombardean, ciertamente SÓLO podrás encontrar paz en tu interior, ya que no podrás hacerlo en ninguna otra parte.
Sin embargo, creer que ser super espirituales y amorosos trae paz al mundo, es una huevada. Es como decir "El dinero está en tu interior"...
El dinero no está en tu interior, tienes que trabajar en una sociedad para ganarlo, tienes que conseguir que gente valore lo que tu haces para poder obtenerlo, dentro de todo un mercardo regulado por poca gente con mucho poder y que define lo que ocurre con el dinero en el mundo... de la misma manera que "la Paz".
Por lo que llenarse la boca con la paz en el interior me parece un ejercicio masturbatorio comparable con decir "el sexo está en el interior". Puedo hacer la hipótesis que este tipo de mirada viene de la impotencia de no poder hacer nada ante el conflicto. De que tú opinión no termina la guerra, y de la poca importancia que tienes para el mundo. Sin embargo, la respuesta omnipotente de que "si yo estoy en paz, lograré la paz en el mundo" me parece francamente infantil.
Y mientras los abusadores siguen defendiendo que lo que están haciendo "es justo", tú sigues pidiendo paz. Esto es extrapolable a cualquier conflicto político. Mientras que un hombre de 80 años muere en una banca, trabajando por no poder jubilar, tú pides paz. Mientras el sueldo mínimo es una miseria y casi la mitad de este se va en pagar la locomoción colectiva, tú pides paz. Mientras gente es asesinada a plena luz del día por resistirse a un asalto, tú pides paz.
Realmente me hace cuestionarme acerca de para que lado estás jugando. Pareciera que quieres no involucrarte y que haciéndolo todo se solucionará mágicamente. Más que paz, pareciera que quisieras que todo siga igual. Y lo que hay, claramente no es paz.

martes, 5 de agosto de 2014

Hambre de cierre

Tengo ganas de cerrar este blog.
Siento que hay cosas que se están cerrando, procesos que terminan para dar paso a nuevas cosas.
Quizás simplemente sea una ilusión por haber entregado la tesis.

Pero por otro lado, en el momento en que la entrada anterior proclama haber resuelto el sentido de la vida, queda bastante poco por escribir.

Sin embargo... estoy perdiendo las ganas de discutir.
Quizás no porque esté más receptivo o tolerante, sino simplemente porque siento cada día más lo inútil de tal tarea...
Y esto quizás simplemente oculta la justificación de algo más.
Y es una apología del capitalismo.

Pero antes de ir a eso, quiero comentar dos fotos que vi hoy posteadas en facebook.
La primera es esta:



Cuando la vi posteada, lo que más me llamó la atención, es que quién la posteaba interpretaba aquella frase como algo positivo. Obviamente para mí es una frase absolutamente válida, pero en otro sentido.

En su lado positivo, aquellos que creen en la magia están destinados a encontrarla, quien quiere encontrar la magia, la buscará con todo su corazón, hasta encontrarla. Es un buscador, y como tal, es capaz de alcanzar las estrellas.

Sin embargo, mi lectura tiene que ver con la idea de sesgo de confirmación, quienes creen en la magia están destinados a encontrarla, puesto que verán cada cosa como mágica, aunque no lo sea.
Aquel que cree en los extraterrestres está destinado a ver platillos voladores en cada fenómeno desconocido en el cielo, aquel que cree en el horóscopo está destinado a encontrar la profecía en aquello que leyó, aquel que cree en el amor a primera vista está destinado a enamorarse con sólo ver a alguien.... ¿se entiende la idea?

La segunda imagen fue esta:




Que tiene que ver con la idea de felicidad, que he discutido más de alguna vez en este blog. Hace algunos días, en alguno de los últimos libros que leía para la tesis, aparecía cómo la idea de "felicidad" es un ideal burgués que se creó en un momento histórico determinado. 

Si bien la idea de felicidad existe, hay que recordar que por ejemplo en Aristóteles, se ha traducido por felicidad eudaimonía, que tiene su raiz en un "buen daimon", siendo el daimon el intermediario entre los dioses y los hombres... o sea, algo que tiene que ver con tener un buen destino. 

Pero, volviendo a la idea, el ideal de felicidad es algo muy cercano a los motivos económicos. La idea de felicidad es un ideal capitalista. Y la gran pregunta es... ¿por qué no tenerlo?

La cosa es más o menos así. A través de los años, me he esforzado en rechazar el ideal capitalista, el ideal del consumo. Esto se representa en mi postura minimalista y de tener la menor cantidad de cosas posibles. 
Pero por otro lado, es un ideal a la espera de la justicia social. Si yo creo que es inhumano que gente viva con el sueldo mínimo, yo me sentiría culpable de ser un empresario que ganara millones de pesos y no hacer nada por la sociedad. 

El pensamiento es, si yo tuviera la oportunidad de hacerme rico a costa de otros, no lo haría porque lo consideraría injusto. Sin embargo, otro sí estará dispuesto, y tú vas a cagar. 
Ahora bien, uno podría pensar "ya, pero no son todos". Bueno, quizás haya una linea, tú no lo harás, otro no lo hará, y otro no lo hará.... pero, ¿Cuánto se demorará en llegar al que sí?

Otra pregunta es, qué justifica el hacerlo. Pareciera ser que es válido ser un conchesumadre con el mundo si es para poder mantener a su familia. Queda justificado "Lo hice por mis hijos", "lo hice por mis padres", "lo hice por mi esposa". 
Pero si lo hace por sí mismo, porque creía merecerlo, entonces es una mierda de persona... 

Quiero ser sincero en esto, no sé si realmente el mundo funciona así, o simplemente yo tengo estos imperativos tan integrados, pero creo ver que sí es así. 

El punto es, ¿Qué es lo que necesito para decir "yo lo merezco"?, ¿Necesito la autorización de alguien?, ¿El permiso de quién?...

Recuerdo hace años, haber estado conversando con un compañero de colegio, quien decía "en la guerra hay ciertas reglas, no pueden bombardear hospitales ni colegios". A lo cuál yo pensé "que huevada más grande... justamente la guerra es eso, GUERRA, no con reglas que la rigen". Y justamente hoy vemos como no hay regla que valga mientras Israel bombardea sin piedad alguna hospitales y escuelas palestinas. 

Sumado que el compañero de colegio (hoy lo sé, antes no lo sabía), es pariente directo de un antiguo alto dirigente de la DINA.

El mundo no es un lugar justo. No hay justicia en el mundo.
Y sin embargo, yo todavía estoy peleando por intentar tener ideales, ¿Para qué?
Intentando pensar en que quizás algún día no tengamos una forma de vida capitalista sino que basada en las personas...

Pero las huevas, el mundo ES capitalista, y tienes dos opciones: adaptarte o morir.
No voy a lograr cambiar el sistema...
Y vivir una vida de mierda por mantener mis ideales es una HUEVADA.

Sobre todo cuando no le debo NADA a la sociedad.
He pagado mis estudios de pre y post grado, para poder llegar a algún lado en la vida. Y quizás justamente lo que me lo impide es que me siento culpable de ganar plata, por los que no pueden hacerlo. 

El concepto de justicia es una mierda.
Cuando estás en la parte perdedora, te quejas de que es injusto y no logras nada con eso.
Cuando estás en la parte ganadora, te sientes culpable y no puedes disfrutar tu victoria. 

Nuevamente, creo que todo esto es problema de mirar las cosas en forma global.
Cuando miras el mundo en forma global, te preocupas del bienestar de todos y te encuentras impotente de no poder hacer nada. Mientras que si miras tu propio beneficio y tu contingencia puedes hacer tu vida medianamente vivible. 

La raza humana se va a extinguir y no hay nada que pueda hacer para evitarlo. 
En cambio, puedo hacer algo para hacer que mi vida (en que yo también voy a morir, sin duda), sea una vida agradable... pero no lo hago lamentandome de lo terrible que es que la humanidad se va a extinguir. 

Es una huevada, tal como se lee. 
Pero ¿no es acaso lo mismo que pasa con seguir lamentándose de la falta de justicia social y de no surgir por la culpa que me causa que no todos puedan hacerlo?

No logro aclararme totalmente...
Pero sé que si logro resolver este punto, voy a ser capaz de resolver un área de mi vida. 

martes, 15 de julio de 2014

La respuesta al sentido de la vida

Acabo de llegar a una conclusión bastante budista leyendo un texto de psicología.

Lo que voy a decir no tiene nada de nuevo, ni para el budismo, ni para la psicología cognitiva, y quizás ni siquiera para este blog, porque estoy casi seguro de haber escrito esta idea antes.

Está inserto dentro de algunos de nuestros funcionamientos cerebrales más primitivos el buscar regularidades y patrones.
Dentro de la historia evolutiva de la humanidad, es esto lo que permitió el desarrollo de la agricultura (entre otras cosas), entender ciertos ciclos da poder de predicción.

Ahora bien, el desarrollo de la abstracción, de la conceptualización, lleva a generar categorias y metacategorías. Un niño pequeño va aprendiendo la regularidad entre ciertos animales de cuatro patas peludas y que maulla, y genera el concepto "gato", posteriormente, podrá diferenciar "gato" de "perro" y entender que existe una categoría que los incluye a los dos: "animal", e incluso posteriormente podrá comprender mejor, entendiendo que dentro de "animal" existen animales que son "mamiferos" y otros que no lo son.

En este entendido, nuestra desarrollo cognitivo llevará a entender leyes de la lógica, así como leyes de causa y efecto. La causa y efecto mostrará que toda reacción tiene un motivo, y que se puede entender el mundo de acuerdo a esto.
El problema es que esto generará a la larga una abstracción, que si lleva a que todo tiene una causa y una consecuencia, nuestra vida debería tener una causa. Pero gracias a la abstracción, la causa no es solamente el hecho de la cópula de nuestros padres, sino que tiene que haber causas de otro orden, o una "meta-causa".

Es por esto que "el sentido de la vida" es una pregunta vana, es en cierta forma una ilusión del funcionamiento de nuestro cerebro. Esta idea me hace conectar con el budismo en el sentido que "nuestra mente busca algo que no existe".

En lo personal, tengo preguntas que funcionan bajo la misma lógica abstractiva, como "¿Cuál es el fin de la terapia?". Esta pregunta es igual a la pregunta por el sentido de la vida, ya que toda respuesta posible o no será capaz de abarcar toda la pregunta, o será demasiado general para ser una buena respuesta.

Es por eso, que ante este tipo de preguntas asediantes, la respuesta es la vuelta a la contingencia. En vez de preguntar por el alma universal de las cosas, volver a esta cosa en mi presencia. En vez de preguntar por el sentido de la vida, preguntar por el sentido de las pequeñas acciones, la vuelta a las pequeñas cosas, el regreso a las cosas mismas, al día a día, al aquí y ahora.

La paradoja está en que me dan ganas de decir "Y esto, es la respuesta", cosa que realmente creo en este segundo. El problema es que a su vez es nuevamente una abstracción.

Se me ocurren frases referidas al zen que tienen que ver con esto, curiosamente encuentro la historia de un maestro zen que cuando le preguntan sobre la esencia de la doctrina responde "¿Terminaste de comer?, entonces lava tu plato".

Lo que es interpretado (en el texto que encontré buscando alguna frase interesante que ilustrara mi punto) como que está refiriendo al Karma... en el fondo, si has pecado, limpia tus errores. Lo cuál me parece una HUEVADA. Esta interpretación, una vez más es una abstracción que te aleja del aquí y ahora...

Curiosamente, la historia que encuentro finalmente para ayudarme no es una que diga "lava tu plato", o que de de garrotazos a sus discipulos para hacerlos volver al ahora. Sino simplemente esta historia, que muestra sarcásticamente, el poder de lo concreto y lo inútil de lo abstracto....

En un restaurante chino hay un grupo de amigos disfrutando de la música que interpreta un
conjunto. De pronto, un solista empieza a tocar una pieza que les resulta conocida; todos reconocen la melodía, pero ninguno puede recordar su nombre. Entonces llaman por señas al camarero y le piden que averigüe qué es lo que está tocando el intérprete. El camarero se dirige adonde están los músicos y, al poco rato, regresa con el rostro iluminado por una sonrisa de triunfo y cuchichea ruidosamente: “¡El violín!”.