viernes, 8 de agosto de 2014

Paz en tu interior

Leo un mensaje "La paz está en tu interior", referido al conflicto en Palestina. En cierta medida este mensaje podría tener razón, al decir que sólo podrás encontrar paz si apagas la tele un rato y te desenchufas de eso. Si eres el hombre que está en el medio del conflicto mientras bombardean, ciertamente SÓLO podrás encontrar paz en tu interior, ya que no podrás hacerlo en ninguna otra parte.
Sin embargo, creer que ser super espirituales y amorosos trae paz al mundo, es una huevada. Es como decir "El dinero está en tu interior"...
El dinero no está en tu interior, tienes que trabajar en una sociedad para ganarlo, tienes que conseguir que gente valore lo que tu haces para poder obtenerlo, dentro de todo un mercardo regulado por poca gente con mucho poder y que define lo que ocurre con el dinero en el mundo... de la misma manera que "la Paz".
Por lo que llenarse la boca con la paz en el interior me parece un ejercicio masturbatorio comparable con decir "el sexo está en el interior". Puedo hacer la hipótesis que este tipo de mirada viene de la impotencia de no poder hacer nada ante el conflicto. De que tú opinión no termina la guerra, y de la poca importancia que tienes para el mundo. Sin embargo, la respuesta omnipotente de que "si yo estoy en paz, lograré la paz en el mundo" me parece francamente infantil.
Y mientras los abusadores siguen defendiendo que lo que están haciendo "es justo", tú sigues pidiendo paz. Esto es extrapolable a cualquier conflicto político. Mientras que un hombre de 80 años muere en una banca, trabajando por no poder jubilar, tú pides paz. Mientras el sueldo mínimo es una miseria y casi la mitad de este se va en pagar la locomoción colectiva, tú pides paz. Mientras gente es asesinada a plena luz del día por resistirse a un asalto, tú pides paz.
Realmente me hace cuestionarme acerca de para que lado estás jugando. Pareciera que quieres no involucrarte y que haciéndolo todo se solucionará mágicamente. Más que paz, pareciera que quisieras que todo siga igual. Y lo que hay, claramente no es paz.

martes, 5 de agosto de 2014

Hambre de cierre

Tengo ganas de cerrar este blog.
Siento que hay cosas que se están cerrando, procesos que terminan para dar paso a nuevas cosas.
Quizás simplemente sea una ilusión por haber entregado la tesis.

Pero por otro lado, en el momento en que la entrada anterior proclama haber resuelto el sentido de la vida, queda bastante poco por escribir.

Sin embargo... estoy perdiendo las ganas de discutir.
Quizás no porque esté más receptivo o tolerante, sino simplemente porque siento cada día más lo inútil de tal tarea...
Y esto quizás simplemente oculta la justificación de algo más.
Y es una apología del capitalismo.

Pero antes de ir a eso, quiero comentar dos fotos que vi hoy posteadas en facebook.
La primera es esta:



Cuando la vi posteada, lo que más me llamó la atención, es que quién la posteaba interpretaba aquella frase como algo positivo. Obviamente para mí es una frase absolutamente válida, pero en otro sentido.

En su lado positivo, aquellos que creen en la magia están destinados a encontrarla, quien quiere encontrar la magia, la buscará con todo su corazón, hasta encontrarla. Es un buscador, y como tal, es capaz de alcanzar las estrellas.

Sin embargo, mi lectura tiene que ver con la idea de sesgo de confirmación, quienes creen en la magia están destinados a encontrarla, puesto que verán cada cosa como mágica, aunque no lo sea.
Aquel que cree en los extraterrestres está destinado a ver platillos voladores en cada fenómeno desconocido en el cielo, aquel que cree en el horóscopo está destinado a encontrar la profecía en aquello que leyó, aquel que cree en el amor a primera vista está destinado a enamorarse con sólo ver a alguien.... ¿se entiende la idea?

La segunda imagen fue esta:




Que tiene que ver con la idea de felicidad, que he discutido más de alguna vez en este blog. Hace algunos días, en alguno de los últimos libros que leía para la tesis, aparecía cómo la idea de "felicidad" es un ideal burgués que se creó en un momento histórico determinado. 

Si bien la idea de felicidad existe, hay que recordar que por ejemplo en Aristóteles, se ha traducido por felicidad eudaimonía, que tiene su raiz en un "buen daimon", siendo el daimon el intermediario entre los dioses y los hombres... o sea, algo que tiene que ver con tener un buen destino. 

Pero, volviendo a la idea, el ideal de felicidad es algo muy cercano a los motivos económicos. La idea de felicidad es un ideal capitalista. Y la gran pregunta es... ¿por qué no tenerlo?

La cosa es más o menos así. A través de los años, me he esforzado en rechazar el ideal capitalista, el ideal del consumo. Esto se representa en mi postura minimalista y de tener la menor cantidad de cosas posibles. 
Pero por otro lado, es un ideal a la espera de la justicia social. Si yo creo que es inhumano que gente viva con el sueldo mínimo, yo me sentiría culpable de ser un empresario que ganara millones de pesos y no hacer nada por la sociedad. 

El pensamiento es, si yo tuviera la oportunidad de hacerme rico a costa de otros, no lo haría porque lo consideraría injusto. Sin embargo, otro sí estará dispuesto, y tú vas a cagar. 
Ahora bien, uno podría pensar "ya, pero no son todos". Bueno, quizás haya una linea, tú no lo harás, otro no lo hará, y otro no lo hará.... pero, ¿Cuánto se demorará en llegar al que sí?

Otra pregunta es, qué justifica el hacerlo. Pareciera ser que es válido ser un conchesumadre con el mundo si es para poder mantener a su familia. Queda justificado "Lo hice por mis hijos", "lo hice por mis padres", "lo hice por mi esposa". 
Pero si lo hace por sí mismo, porque creía merecerlo, entonces es una mierda de persona... 

Quiero ser sincero en esto, no sé si realmente el mundo funciona así, o simplemente yo tengo estos imperativos tan integrados, pero creo ver que sí es así. 

El punto es, ¿Qué es lo que necesito para decir "yo lo merezco"?, ¿Necesito la autorización de alguien?, ¿El permiso de quién?...

Recuerdo hace años, haber estado conversando con un compañero de colegio, quien decía "en la guerra hay ciertas reglas, no pueden bombardear hospitales ni colegios". A lo cuál yo pensé "que huevada más grande... justamente la guerra es eso, GUERRA, no con reglas que la rigen". Y justamente hoy vemos como no hay regla que valga mientras Israel bombardea sin piedad alguna hospitales y escuelas palestinas. 

Sumado que el compañero de colegio (hoy lo sé, antes no lo sabía), es pariente directo de un antiguo alto dirigente de la DINA.

El mundo no es un lugar justo. No hay justicia en el mundo.
Y sin embargo, yo todavía estoy peleando por intentar tener ideales, ¿Para qué?
Intentando pensar en que quizás algún día no tengamos una forma de vida capitalista sino que basada en las personas...

Pero las huevas, el mundo ES capitalista, y tienes dos opciones: adaptarte o morir.
No voy a lograr cambiar el sistema...
Y vivir una vida de mierda por mantener mis ideales es una HUEVADA.

Sobre todo cuando no le debo NADA a la sociedad.
He pagado mis estudios de pre y post grado, para poder llegar a algún lado en la vida. Y quizás justamente lo que me lo impide es que me siento culpable de ganar plata, por los que no pueden hacerlo. 

El concepto de justicia es una mierda.
Cuando estás en la parte perdedora, te quejas de que es injusto y no logras nada con eso.
Cuando estás en la parte ganadora, te sientes culpable y no puedes disfrutar tu victoria. 

Nuevamente, creo que todo esto es problema de mirar las cosas en forma global.
Cuando miras el mundo en forma global, te preocupas del bienestar de todos y te encuentras impotente de no poder hacer nada. Mientras que si miras tu propio beneficio y tu contingencia puedes hacer tu vida medianamente vivible. 

La raza humana se va a extinguir y no hay nada que pueda hacer para evitarlo. 
En cambio, puedo hacer algo para hacer que mi vida (en que yo también voy a morir, sin duda), sea una vida agradable... pero no lo hago lamentandome de lo terrible que es que la humanidad se va a extinguir. 

Es una huevada, tal como se lee. 
Pero ¿no es acaso lo mismo que pasa con seguir lamentándose de la falta de justicia social y de no surgir por la culpa que me causa que no todos puedan hacerlo?

No logro aclararme totalmente...
Pero sé que si logro resolver este punto, voy a ser capaz de resolver un área de mi vida. 

martes, 15 de julio de 2014

La respuesta al sentido de la vida

Acabo de llegar a una conclusión bastante budista leyendo un texto de psicología.

Lo que voy a decir no tiene nada de nuevo, ni para el budismo, ni para la psicología cognitiva, y quizás ni siquiera para este blog, porque estoy casi seguro de haber escrito esta idea antes.

Está inserto dentro de algunos de nuestros funcionamientos cerebrales más primitivos el buscar regularidades y patrones.
Dentro de la historia evolutiva de la humanidad, es esto lo que permitió el desarrollo de la agricultura (entre otras cosas), entender ciertos ciclos da poder de predicción.

Ahora bien, el desarrollo de la abstracción, de la conceptualización, lleva a generar categorias y metacategorías. Un niño pequeño va aprendiendo la regularidad entre ciertos animales de cuatro patas peludas y que maulla, y genera el concepto "gato", posteriormente, podrá diferenciar "gato" de "perro" y entender que existe una categoría que los incluye a los dos: "animal", e incluso posteriormente podrá comprender mejor, entendiendo que dentro de "animal" existen animales que son "mamiferos" y otros que no lo son.

En este entendido, nuestra desarrollo cognitivo llevará a entender leyes de la lógica, así como leyes de causa y efecto. La causa y efecto mostrará que toda reacción tiene un motivo, y que se puede entender el mundo de acuerdo a esto.
El problema es que esto generará a la larga una abstracción, que si lleva a que todo tiene una causa y una consecuencia, nuestra vida debería tener una causa. Pero gracias a la abstracción, la causa no es solamente el hecho de la cópula de nuestros padres, sino que tiene que haber causas de otro orden, o una "meta-causa".

Es por esto que "el sentido de la vida" es una pregunta vana, es en cierta forma una ilusión del funcionamiento de nuestro cerebro. Esta idea me hace conectar con el budismo en el sentido que "nuestra mente busca algo que no existe".

En lo personal, tengo preguntas que funcionan bajo la misma lógica abstractiva, como "¿Cuál es el fin de la terapia?". Esta pregunta es igual a la pregunta por el sentido de la vida, ya que toda respuesta posible o no será capaz de abarcar toda la pregunta, o será demasiado general para ser una buena respuesta.

Es por eso, que ante este tipo de preguntas asediantes, la respuesta es la vuelta a la contingencia. En vez de preguntar por el alma universal de las cosas, volver a esta cosa en mi presencia. En vez de preguntar por el sentido de la vida, preguntar por el sentido de las pequeñas acciones, la vuelta a las pequeñas cosas, el regreso a las cosas mismas, al día a día, al aquí y ahora.

La paradoja está en que me dan ganas de decir "Y esto, es la respuesta", cosa que realmente creo en este segundo. El problema es que a su vez es nuevamente una abstracción.

Se me ocurren frases referidas al zen que tienen que ver con esto, curiosamente encuentro la historia de un maestro zen que cuando le preguntan sobre la esencia de la doctrina responde "¿Terminaste de comer?, entonces lava tu plato".

Lo que es interpretado (en el texto que encontré buscando alguna frase interesante que ilustrara mi punto) como que está refiriendo al Karma... en el fondo, si has pecado, limpia tus errores. Lo cuál me parece una HUEVADA. Esta interpretación, una vez más es una abstracción que te aleja del aquí y ahora...

Curiosamente, la historia que encuentro finalmente para ayudarme no es una que diga "lava tu plato", o que de de garrotazos a sus discipulos para hacerlos volver al ahora. Sino simplemente esta historia, que muestra sarcásticamente, el poder de lo concreto y lo inútil de lo abstracto....

En un restaurante chino hay un grupo de amigos disfrutando de la música que interpreta un
conjunto. De pronto, un solista empieza a tocar una pieza que les resulta conocida; todos reconocen la melodía, pero ninguno puede recordar su nombre. Entonces llaman por señas al camarero y le piden que averigüe qué es lo que está tocando el intérprete. El camarero se dirige adonde están los músicos y, al poco rato, regresa con el rostro iluminado por una sonrisa de triunfo y cuchichea ruidosamente: “¡El violín!”.

martes, 17 de junio de 2014

Major Tom

Hoy no ha sido un día particularmente feliz.
Por ningún motivo en específico, simplemente siento que las cosas no han salido como esperaba, y he pasado más rabias de las que debería.

Sin embargo, esta canción, me pone lo pelos de punta:


Space Oddity, de David Bowie. Canción que no conocía hasta hace pocos días, cuando vi la película "La vida secreta de Walter Mitty". Irónicamente, la canción me empezó a parar los pelos de punta y dar escalofríos, de la misma forma en que lo hace "Starman"...

Sin embargo, quiero hablar de algo completamente diferente... o quizás no tanto. [nota: no pretendo hacer una interpretación de la canción, en ninguna medida. Sólo estoy linkeando cosas que pienso con otras que siento escuchando la canción... la cual no soportandola más en el cuerpo, saqué en guitarra también].

Hay una sensación que probablemente esté a la base de muchos trastornos de ansiedad, y es la sensación de que "podría haber hecho algo más".

Educados por una sociedad que nos dice que debemos dar el 100%, o que incluso hay que dar el 110%, muchas veces la culpa de no ser capaz de lograrlo todo es enorme.
Dicen los estudios de locus de control que la gente que tiene una mayor creencia de que no tiene el control tiene mayor tendencia a la depresión.

Pero no estoy tan seguro, o tan de acuerdo.
Quizás una de las cosas que más extraño de ser creyente, de creer en un starman waiting in the sky, es poder confiar en que hay alguien que se hará cargo, en que hay alguien que tiene el control y que hará lo mejor posible.

And i think my spaceship knows which way to go...

Puede que sepan o no, que los consumidores más grandes de sadomasoquismo son altos empresarios, que quieren estar en la posición de ser dominados. Muchas veces las prostitutas que prestan estos servicios no tienen ni siquiera contacto sexual con sus clientes. Sólo juegan el papel de ama, para poder ser él, por una vez, el esclavo.

I'm stepping through the door, and i'm floting in the most peculiar way...

El esclavo que no toma las decisiones, que pierde el control. La sensación de flotar puede asimilarse a la posición de perder el control.  Y remarco perder el control, como aquello que temen quienes tienen una crisis de pánico, o el miedo permanente de una estructura obsesiva.

Creo que en varios períodos de mi vida he dicho que prefiero lo inevitable, a estar en una posición de ambigüedad. No sé si actualmente me encuentro en esa posición, pero me cansa la idea de que podría haber actuado de otra forma y que quizás hubiera tenido resultados diferentes.

Hay demasiadas variables que no dependen de mí, sin embargo, siento la responsabilidad de hacerme cargo de ellas. Y también otros ponen en mi esa responsabilidad, siendo que no me corresponde.
Quiero un descanso, incluso en mis sueños sigo teniendo que tomar decisiones, aunque sea de cómo escapar de los extraterrestres. Y despierto enchufado con el sueño, me cuesta despertar. Necesito un descanso...

Tell my wife i love her very much, she knows... 

Pienso en lo inevitable, y no puedo evitar pensar en la muerte. Si fuera cierto mi tranquilidad en lo inevitable, ¿por qué no puedo descansar en la idea que un día moriré y no hay nada que pueda hacer?
Muy por el contrario, la muerte no me deja vivir...
El otro día vimos Godzilla, y justamente a mi parecer, toca lo sublime de lo que es infinitamente grande y está fuera de nuestro control. Y de como la naturaleza se regula y el ser humano no es nada ante ella.



Ground control to major Tom, your circuit's dead, there is something wrong... 
can you hear me, major Tom?


Quiero la sensación de tranquilidad de saber que nada puedo hacer...
La sensación de entrega, de soltar...
De aceptar la efímero de mi existencia,
no dar la lucha en todas las peleas, 
de dejar ir...
dejar ir...
ir...



For here, am i sitting in a tin can...
Far above the moon, planet Earth is blue...
and is nothing i can do...

 

miércoles, 11 de junio de 2014

Aprobación

Ayer vi la siguiente imagen:


El mensaje parece ser bastante claro, sin embargo, me quedé pensando en ello.
Me quedé pensando en que nuestra adicción a los likes tiene un sentido, y es la capacidad de contabilizar la atención que se nos da.

Sin embargo, no es esto a lo que quiero apuntar.
A lo que quiero apuntar es a la idea de qué pasaría si nos pudieramos dar like a nosotros mismos. Sabemos que en facebook darse un like a sí mismo es mal mirado y es ridículo.

Sin embargo, el like de un otro tiene una enorme importancia, no importando de quien sea.
Recuerdo la frase "¿Por qué habría de afectarte lo que otro piensa de ti en la calle?, debería afectarnos lo que piensan los cercanos a nosotros". Pero ese debería no tiene ningún sentido, porque lo cierto es que nos afecta lo que otros piensan de nosotros, y entre más externos, más aún.

No nos importa que nuestra abuela nos encuentre atractivo, son las mujeres que no conocemos las que importa que nos encuentren atractivos. Las mujeres no se maquillan para su pololo/marido, sino para la mirada de ese otro.

No tiene que ver con la intimidad, sino con todo lo contrario.
Sin embargo, viendo que (según el dibujo) somos niños de 7 años buscando la aprobación de nuestros padres, me quedé pensando en el hecho de la admiración.

Al pensar en el tema del autolike, me pregunte por la posibilidad de admiración a sí mismo.
¿Puedo admirar las cosas que hago?, probablemente no, ya que las hice yo mismo.
¿Quién admira las cosas que hago?, ¿Quién me ve como una gran autoridad en mi ámbito?

Probablemente nadie (en mi caso personal).
Sin embargo, hay personajes que sí nos admiran, casi incondicionalmente.
Y esos son los hijos.
Tema muy ad-hoc con todos los comerciales acerca del dia del padre que andan rondando por ahí.

Ayer veía un post de una mujer en facebook, que está embarazada, y que decia algo así como "Cuando nace un hijo es que encuentras al verdadero príncipe azul".

Y ese post me dio una rabia inmensa... como la gran mayoría de los post que hace esa mina en específico.

Sin embargo, sí soy de la creencia que cuando una mujer tiene un hijo, el mundo (y entremedio de eso, el marido) pasa a un segundo plano. Teorías psicoanalíticas acerca de que el niño pasa a ser el falo y bla bla bla me dan lo mismo. Pero a nivel descriptivo, sea por la causa que sea, a muchas mujeres les ocurre.

El punto es que pensando en cómo los hijos dan la admiración que nadie más en el mundo da, me hizo sentido por qué el post de esta mina me causa tanta rabia: porque es de un egoísmo inmenso. El motivo del inmenso amor de madre es que va a haber un ser que va a dar likes a todo en su vida.

Mensajes del tipo eres la mejor mamá del mundo. Nadie le va a decir que es la mejor trabajadora del mundo, nadie le va a decir que es la mejor persona del mundo... sin embargo el hijo sí lo dirá. Y ese complejo de Susanita (de Mafalda) me empelota, ya que el niño es simplemente un objeto.

Y más rabia da al ver que vivimos en un país de MAMONES. En que el ídolo son futbolistas cuyo corazón no ha conquistado más que una mujer, como decían ayer en un reportaje de Alexis Sanchez. El huevón mamón de Zamorano es eternamente conocido por el tema de las cazuelas de su mamá, no es extraño que casi se casó con la Kenita Larrain.

El discurso tu existes sólo para darme likes no es sólo de las madres. Si se lo plantean bien, el friendzone funciona de la misma manera. "Tienes derecho a decir cuanto te gusto, pero no tienes derecho a ganar nada por ello".

En cualquier caso, no creo que sea culpa de las madres o las friendzoneadoras. Hoy en día no creo en la posibilidad de no depender de la aprobación del resto. De una autarquía como la que proponen los cínicos.

Sin embargo, sí me molesta el hecho de que se utilice a las personas por el propio like.
Es curioso, porque (ya que estaba de moda lo de Turing), si hubiera máquinas que nos dieran likes, y que nosotros no supieramos (nunca) que son máquinas... nuestra autoestima estaría en una posición maravillosa. Sin necesidad de ejercer dominio sobre nadie.

Podríamos ser tan económicos.  

martes, 10 de junio de 2014

Hater for Turing

Hace algunas semanas, una paciente me dijo "no, es que estoy muy hater". Creo que en mi caso, hater no es un estado, sino una condición irrenunciable.
La tesis sigue avanzando. ya va en más de la mitad. Sin embargo, hace algunos días tuve que exponersela a uno de mis lectores de tesis, con lo cuál surgió un evento (que estoy empezando a dudar de si realmente ocurrió o lo imaginé).

Dijo: "Si eso se escribiera en una tesis, sería muy largo, yo no lo leería", a lo cuál le contesté "Bueno, vas a tener que leerlo nomás... ya lo escribí". 

Estoy dudando de si ocurrió o no porque cada vez me parece una escena más surrealista... sin embargo, junto con eso respondí "A ver, pero si fuera una tesis de doctorado, ¿considerarías necesario que eso estuviera escrito?", a lo cuál el profesor se quedó callado.

En fin, la tesis avanza... ya tiene casi 130 páginas y se pronostica que tendrá más de 200.
Así que no me extraña que diga "eso yo no lo leería", si es un huevón flojo que no va a leer lo que le corresponde leer. Le pagan por leer mi tesis y decir lo maravillosa (o no maravillosa) que está, y es su responsabilidad acorde a su cargo. Así que creo que el huevón flojo está bien aplicado.

El hecho de ser hater creo que no es intrínsecamente malo. A la gente que le caigo bien, así en serio, esa gente que disfruta mi compañía (son pocos, pero los hay), exactamente lo que les agrada de mí es mi humor, humor que no viene a ser otra forma que un encauzamiento del odio.

Quizás suene raro, pero ¿no se han preguntado por qué en las actuaciones de Coco Legrand en viña, trata a la gente que critica de malditos cabrones y a nadie le parece extraño?
Es el mismo tipo de humor que ocupa George Carlin, odiando a los conservadores, a los provida, a los delincuentes, a los políticos, a las cadenas de televisión... en fin, a casi todo.

Cosas que en estos días me enervan, sin mucho humor, son las inexactitudes teóricas. En una bolsa de trabajo para psicólogos, piden un hipnoterapeuta y alguien (que claramente no es muy entenderado) dice como "¿la hipnosis no fue desechada por Freud?"...
No alejándose mucho de eso, en muchos lugares aparece la noticia de que "UNA MEGACOMPUTADORA PASÓ LA PRUEBA DE TURING".... lo cuál es una ignorancia tan grande, puesto que no es una computadora, sino un script... un programa. Y en segundo lugar, MILES de computadores han pasado la prueba de Turing, y la siguen pasando DÍA A DÍA.

Cada vez que usted cree que está hablando con una persona, y del otro lado hay un computador, ese programa pasó la prueba de Turing. Pero basta con que salga la noticia en un link compartido de facebook y OH, DEBE SER VERDAD, HAY QUE COMPARTIR LA VERDAD AL MUNDO.

Y eso me carga...
Se promueve la ignorancia y eso me da rabia.
La peor parte es hacerse a la idea de que la gente que NO sabe las cosas son muchas más que las que efectivamente las saben.

Para todos ellos, les informo que hace 18 años, el campeón mundial de Ajedrez, Kasparov, perdió contra una máquina programada para jugar ajedrez, Deep Blue. La primera vez (1996) perdió 4-2, y la segunda vez (1997) perdió 3 1/2 a 2 1/2.


¡¡Estamos condenados!!; ¡¡condenados!!... ¡Skynet llegó!, ¡los terminators vienen en camino!
Sin embargo, como no aparece publicado en una noticia, nadie piensa en las implicancias que tiene que el reconocimiento facial de facebook ubique a las personas en las fotos.
Total, "es facebook... obvio que va a hacer esas cosas".

Todavía no logro sacarme el peso de "La verdad" de encima, y todavía me esfuerzo porque la gente tenga sus fact straight. Pero es algo que necesito sacarme de encima... va a haber huevones siempre... tal como dice Mateo 26:11.

Para amenizar, videos musicales featuring una cabra. 








sábado, 17 de mayo de 2014

¿Soy un aguafiestas?

Aparece en Facebook el siguiente juego matemático:

"Ponle like si lo contestas en menos de 10 segundos!".
2 = 6
3 = 12
4 = 20
5 = 30
6 = 42
9 =  ?

Y veo las respuestas:
- 72
- 72
- 72, obvio.
- Sí!, es 72...

Y yo digo... ehm.. ¿No debería ser 90?
Si la relación es N*(N+1) y no N*(N-1).
Si fuera 72, los otros números tendrían que ser 2 = 2, 3 = 6, 4 = 12... etc.
Lo posteo...

Una persona me dice "Lo calculaste por 10"... a los 3 segundos borra el comentario
Pasa un rato... y las respuestas cesaron, ya nadie comenta.

La persona que borró su comentario, me escribe un mensaje para preguntarme si lo calculé por 10, y posteriormente decirme que tengo razón...

¿Soy un aguafiestas por pensar en relaciones formales, cuando la idea es que uno se equivoque (y por eso tienes que contestarlo antes de 10 segundos)?...
¿Soy desagradable por el hecho de que esperaria que la gente dijera "¡Oh, tienes razón, me equivoqué!"?

Agrego un comentario "¿O es muy tonto lo que estoy diciendo?".
Y sigue sin aparecer ni una respuesta...

Yo sé que quiero tener siempre la razón.
Pero también me gusta tener una discusión en la que pueda perder y decir "weón, estaba equivocado, la cagué, tenías razón", y que es una discusión que en realidad es un juego, y no tiene ningún peso para la vida cotidiana.